(La Tercera-Pulso) En marzo, cuando se anunciaron los primeros avances del coronavirus en Chile, Enap decidió asegurarse y encargar embarques adicionales de productos refinados, para tener un margen de venta en stock. Esto, con la finalidad de no poner en riesgo el suministro de combustible en el país, el cual se veía amenazado.

Por un lado, Enap advertía el peligro de que un brote importante de coronavirus en sus refinerías afectara la operación, y por otro, que se complicara el acceso a producto refinado, dado que las refinerías internacionales estaban dejando de producir, explican desde la empresa.

Ello llevó a importar este stock adicional, a través de cinco buques de 240 mil m3 de stock adicional. El costo de esta medida, según los cálculos realizados por la compañía, se estimó en cerca de US$ 30 millones, para lo cual Enap recibió el apoyo de los Ministerios de Energía y Hacienda.

“El rol estratégico de Enap, de asegurar el abastecimiento de combustibles y gas de Chile, primó sobre la discusión si era una mala o una buena decisión financiera, era crucial contar con el necesario abastecimiento del país en un periodo crítico, ya que estos 14 días de stock de seguridad son equivalentes al período de una cuarentena”, indican desde la empresa.

[LEA TAMBIÉN: Junta de Accionistas de Enap valora ajustes y destaca rol de la empresa durante crisis sanitaria]

Semanas después, los cálculos de la petrolera son más que positivos, pues dadas las turbulencias que afectan al mercado petrolero -y en especial la refinación de combustibles, que opera con márgenes negativos en el mundo- esta compra terminó siendo un muy buen negocio.

“Enap evitó las pérdidas de traer crudo y tener que refinarlo, lo que le hubiera significado un margen negativo, ya que le resultó más conveniente traerlo importado que refinarlo en el país”, comentan desde la estatal. Este ahorro se calcula en unos US$30 millones.

Sin embargo, la preocupación para el resto del año persiste pues, con márgenes de refinación en cero, esta actividad no resulta rentable en Chile ni en el mundo.

“En lo que va corrido de este mes, los cracks o márgenes de refinación han estado en cero o negativos, por lo tanto, hay muchas refinerías privadas que, a diferencia de Enap, no tienen un rol estratégico, ven que con márgenes negativos sostenidos en el largo plazo, la refinación pierde sentido económico, y lo que hacen es optar por reducir significativamente su capacidad o simplemente cierran”, señalan fuentes de Enap.

Desde la empresa destacan además que la compañía cuenta con coberturas para todos los inventarios, por lo que, suba o baje el precio del crudo, los resultados de Enap no se ven afectados porque sus inventarios están cubiertos.