(La Tercera-Pulso) Los precios del petróleo retrocedían el martes, pese al optimismo por una salida gradual de los cierres impuestos por el coronavirus, ya que persistía la alarma porque las capacidades de almacenamiento se están agotando y los recortes de suministros podrían no ser suficientes.

El Brent cae un 0,20% a US$ 20,03 el barril, en una sesión volátil en la que operaba intermitentemente bajo el umbral de los US$ 20, y tras perder en la víspera un 6,8%. Por su parte, el WTI bajaba US$ 1,58, o 12,36%, a US$ 11,2 el barril, tras ceder un 25% el lunes.

“Aunque las fuertes oscilaciones de precios van a seguir en el corto plazo, vemos una tendencia más al alza que a la baja con los precios en torno a los 20 dólares por barril. El petróleo se va a recuperar en el largo plazo”, dijo Norbert Rücker, analista del banco suizo Julius Baer.

[LEA TAMBIÉN: Petróleo: crudo WTI se hunde 25% y Brent cae bajo US$20 el barril]

Por su parte, el analista de materias primas de UBS, Giovanni Staunovo, comenta que “aunque esperamos que la demanda de crudo se recupere modestamente desde los mínimos de abril, estará bajo una severa presión en el corto plazo debido a la pandemia de coronavirus”.

Mientras que, el presidente ejecutivo de BP, Bernard Looney, dijo a Reuters que su compañía espera que la demanda global de petróleo baje en unos 15 millones de barriles por día (bpd) en el segundo trimestre por efecto del coronavirus. La cifra es mayor a los recortes de suministros prometidos por el grupo de exportadores OPEP+ para aliviar la presión de la sobreoferta.

En otro factor de preocupación, se estima que la capacidad global de almacenamiento en tierra llegó a 85% en la última semana, de acuerdo a datos de la consultora Kpler. Los operadores están recurriendo a contratar costosas embarcaciones estadounidenses para acopiar gasolina o derivados en el mar, de acuerdo a fuentes de la industria naviera.