La Estrategia Nacional de Hidrógeno, destinada a implementar una economía de este recurso y sus derivados, contempla un proceso de participación ciudadana que comenzará en junio, con la realización de conferencias técnicas y talleres ciudadanos para después pasar a una consulta pública, estimada para julio, mientras que en agosto se piensa en tener un documento consensuado sobre la materia.

Así lo indicó Carlos Barría, jefe de las Divisiones de Prospectiva y Análisis Regulatorio y de Ambiente y Cambio Climático del Ministerio de Energía durante la tercera conferencia de la iniciativa Cavendish, que busca fomentar el desarrollo de proyectos de hidrógeno en el país, el cual es organizado por el Club de Innovación, el Comité Solar e Innovación de Corfo y la Asociación Chilena de Hidrógeno (H2 Chile).

En esta oportunidad, el evento analizó los costos y los mecanismos de financiamiento de estos proyectos, donde se repasó la experiencia internacional y las perspectivas a futuro para el desarrollo de estas iniciativas en Chile.

Según Barría, en Chile actualmente existen brechas en la cobertura regulatoria del hidrógeno, por lo que planteó la importancia que tiene la coordinación entre los ministerios de Energía, Economía, Medio Ambiente y Corfo, para el desarrollo de la regulación, “el cual está relacionado con el transporte y el medio ambiente”.

[LEA TAMBIÉN: Club de Innovación: minería es el laboratorio perfecto para testear tecnología del hidrógeno verde]

En esta línea, el personero señaló las principales conclusiones de los estudios regulatorios que se han realizado con el apoyo de GIZ Chile, entre los cuales destacó las propuestas para reglamentar y/o actualizar 17 materias, así como plantear “seis alternativas para articular un marco regulatorio coherente”.

Agregó que la idea es avanzar en aplicaciones que tengan un foco en la ciudadanía para que el país se desarrolle como un exportador de hidrógeno verde a 2030.

La conferencia fue abierta por la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, quien indicó que el hidrógeno verde puede significar una reducción de emisiones del 20%, lo que equivale a 26 millones de toneladas de CO2.