Los efectos de la pandemia del covid-19 en la demanda eléctrica dentro del país se han verificado en una reducción promedio de 6%, debido a la menor actividad productiva y de servicios, podría impactar a las tarifas de transmisión, particularmente la zonal, con lo que se produciría una repercusión en los clientes regulados, según indica el análisis de Elías Valenzuela, director de la consultora Matchenergía.

Según el especialista, a raíz del covid-19 «la demanda eléctrica ha visto una disminución del 6%, debido al cierre de centros comerciales y la baja en la producción de diferentes empresas. Tal situación podría escalar si las compañías deciden detener sus operaciones o reducirlas, lo cual a su vez puede traer varias consecuencias».

[LEA TAMBIÉN: Acenor destaca efectos de la exclusión por dos meses en la medición de la hora punta]

Transmisión

«Uno de los efectos que puede provocar esta situación es afectar a las tarifas de transmisión de electricidad. Esto porque su precio, que es calculado por la Comisión Nacional de Energía (CNE), se realiza a partir del valor de la inversión divido por una proyección de la energía a consumir por los clientes», afirma.

«De esta forma, como las proyecciones de la CNE no consideron el escenario actual de disminución de la demanda, es probable que haya una reliquidación a los clientes, lo que subirá los costos de la electricidad entre mayor sean los meses en emergencia», agrega.

A su juicio, esta situación si bien afecta a los grandes clientes, «también tendrá repercusiones en los hogares y pequeñas empresas, ya que estos clientes pequeños pagan todo el nivel de tensión en la transmisión zonal, no como los clientes grandes, por lo que también se esperan reliquidaciones que aumenten las cuentas de la electricidad de los hogares y pymes».