La Asociación de Consumidores de Energía No Regulados (Acenor A.G.) destacó el impacto positivo que tiene la exclusión por dos meses (abril y mayo) de la medición de la hora punta para el sector de clientes libres, en el marco de la pandemia de Covid-19 que afecta a Chile.

Rubén Sánchez, director ejecutivo de la asociación gremial, sostiene a ELECTRICIDAD que esta reducción “trae una serie de beneficios a los clientes libres”, entre las cuales menciona:

  • Aumenta la capacidad productiva al tener una mayor flexibilidad en los procesos y no tener que sacrificar en mayor o menor medida producción o productividad, al no tener, según las estrategias que emplee cada industria, que efectuar detenciones de producción, o modificación en la operación de la industria, u operación de la industria con demanda reducida, o generar problemas asociados a inestabilidad y propiciar aumento en la tasa de fallas, etc.
  • Menores costos económicos para cumplir los compromisos comerciales, por no tener que usar equipos de recorte de punta (grupos generadores), o usar mayor personal para el control de punta, y no tener que cambiar o desplazar turnos de trabajo durante ese periodo, y eventualmente stockearse para cumplir con las entregas, etc.
  • Disminuir el impacto ambiental negativo, pues muchas instalaciones industriales para mitigar el impacto económico recortan la demanda usando grupos electrógenos contaminantes, lo que genera emisiones de material particulado contaminante en la industria, por la autogeneración con diésel o fuel oil-6.
  • Evitar generar efectos perjudiciales en los recursos humanos, pues muchos trabajadores deben movilizarse en las horas de restricción para ir y volver de sus hogares a su lugar de trabajo, o tener que modificar vacaciones instándolos a coincidir con los meses de invierno, o aumentar las horas laborales de personal estratégico, o tener que ir a trabajar en fines de semana para cumplir con el stock de productos y compromisos de venta, etc.

[LEA TAMBIÉN: Consumo eléctrico: sector inmobiliario encabeza lista de mayores caídas por pandemia]

Medidas

Sánchez también señala las medidas que ha tomado el sector para enfrentar la pandemia de coronavirus para asegurar la salud de su personal y de sus proveedores y asegurar la continuidad de la operación de sus instalaciones, considerando que varias de las empresas asociadas al gremio están catalogadas como industrias de primera necesidad, por lo que no pueden parar frente a la crisis porque cumplen roles esenciales para mantener la cadena de abastecimiento dando tranquilidad a todo el país.

• Simplificar al máximo las operaciones y procesos, dado que no se sabe con exactitud cuánto va a durar todo esto y se deben estabilizar los procesos productivos sin efectuar muchos cambios, evitando detener las plantas productivas innecesariamente pese a tener que trabajar con el mínimo de personal productivo presencial, ya que a muchos trabajadores deben enviarse a hacer “home office”, especialmente los mayores de 60 años, además que otros no pueden desplazarse a sus puestos de trabajo por temas de cuarentenas locales, y porque en estos días han aumentado las licencias médicas, lo que dificulta aún más poder confeccionar los grupos de trabajo.

• Trabajar en forma presencial con la menor cantidad de gente diariamente en las plantas y oficinas, excepto las personas consideradas imprescindibles, en turnos operativos trabajando hasta 12 horas en jornadas tipo 3×3, de modo de evitar desplazamientos innecesarios del personal desde sus casas a los frentes de trabajo y viceversa, y asimismo a los que estén presentes aplicarles el 100% de las medidas de control instauradas internamente (reducción de personal en faena, monitoreo de temperatura, mayor distanciamiento, uso de mascarillas, participación en planes de contingencia, etc.). En ese sentido, la mayor parte del personal supervisor se ha destinado a trabajar desde sus casas.

• Aumentar las facilidades de teletrabajo que entregan las empresas a sus trabajadores, técnicos y operadores, fortaleciendo sus plataformas de atención on line y propiciando un mayor trabajo a distancia y digitalización, incrementando el funcionamiento de sistemas de control y operación remota, y de internet de las cosas, de modo de aumentar lo más posible la seguridad de los trabajadores y sus familias frente a la pandemia.

• Cancelación de participación del personal en todos los eventos y viajes presenciales para seminarios, reuniones, charlas de trabajo, etc., hasta una ocasión más adecuada.

• Solicitar, junto al sector agroindustrial, y conseguir postergar el inicio del período de control de punta del SEN en dos meses, ya que tener que modular durante el horario de punta significa para los clientes libres asignar una gran cantidad de personas a detener los equipos antes de las 18:00 horas, y después a ponerlos en servicio a las 22:00 horas, lo que va en dirección completamente opuesta a lo que se busca con las medidas para mitigar los efectos del Covid-19, especialmente que con escasez de personal cualquier problema mayor que aparezca, implica detener por seguridad las plantas.