(Diario Concepción) En 2015, el Concepción Metropolitano fue declarado Zona Saturada por material fino respirable, iniciándose un Plan de Descontaminación Ambiental. Parte de este trabajo consistió en encontrar soluciones para disminuir la contaminación de fuentes fijas.

La Unidad de Desarrollo Tecnológico de la UdeC ha sido parte de este esfuerzo, gracias al estudio para la identificación de calor residual, para proyectos de calefacción distrital.

Esta investigación tuvo como objetivo estimar los excedentes de calor proveniente de procesos industriales de Concepción Metropolitano, para evaluar su aprovechamiento en proyectos de calefacción distrital para la zona, explicó la Dra. Cristina Segura Castillo, jefa del área de Bioenergía de la UDT.

La calefacción distrital considera la distribución de energía térmica desde una fuente central de generación de calor a un gran número de viviendas residenciales, mediante el transporte de vapor o agua caliente a través de una red de cañerías aisladas.

La energía térmica puede provenir de diversas fuentes: centrales térmicas con combustibles fósiles o renovables, geotermia, cogeneración de calor y excedentes de calor o calor residual, que producen diariamente las plantas industriales de la zona, como una de las alternativas más interesantes.

Sistemas de calefacción distrital suministran una gran parte de los requerimientos de calefacción en ciudades de países como Reino Unido, China, Francia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Canadá , Alemania, entre otras.

“En total, el estudio de UDT identificó 31 plantas industriales en el Concepción Metropolitano, de las cuales se seleccionaron 19 para estimar el calor residual aprovechable. La gran mayoría de estas plantas se encuentra cercana a zonas residenciales con alto consumo de leña para calefacción. Los resultados arrojaron un potencial de 62 MW de calor residual recuperable para proyectos de calefacción. Las comunas con mayor potencial de calor residual industrial son Coronel, Hualpén, Penco, Talcahuano y San Pedro de la Paz”, explica la Dra. Segura.

También se realizó un estudio de prefactibilidad y de reducción de emisiones, analizándose 5 alternativas de proyectos para establecer una red de calefacción distrital. El que presentó las mejores condiciones fue el ubicado en San Pedro de la Paz, debido a la cercanía de la planta generadora de energía a la zona urbana, facilidad para el trazado de la red, calidad de las viviendas y alta densidad poblacional, entre otros.

La inversión inicial se estima en 1,5 millones de dólares. La propuesta podría ser ingresada al banco de proyectos de compensación de emisiones del Ministerio del Medio Ambiente.

[LEA TAMBIÉN: SMA exige a organismos públicos y establecimientos comerciales catastrar todos sus equipos de calefacción]

Adiós a la leña

El estudio asegura que el calor residual que emiten las industrias en sus procesos productivos y que es liberado al medio ambiente sin darle un uso, puede ser recuperado a través de sistemas desarrollados y probados en distintas partes del mundo, para alimentar redes de calefacción distrital.

En el caso de Chile, esta energía podría reemplazar parcialmente a combustibles fósiles y leña que son fuentes fijas de contaminación ambiental todos los inviernos.

Esto adquiere relevancia ante el comienzo del plan de Gestión de Episodios Críticos (GEC), que desde el 1 de abril hasta el 30 de septiembre implementará distintas restricciones según el pronóstico de calidad del aire que emitirá la Seremi de Medio Ambiente de la Región del Bío Bío. Entre las medidas de mayor impacto para la población está la prohibición de uso de leña en los días de muy mala calidad atmosférica.

Este es uno de los instrumentos que contempla el Plan de Descontaminación Ambiental, PDA para el Gran Concepción, que entró en vigencia en diciembre de 2019 y tiene como meta reducir en un 40% la concentración de material particulado en un plazo de 10 años; beneficiará a más de 1 millón de personas que habitan en las comunas de Talcahuano, Hualpén, Penco, Tomé, San Pedro de la Paz, Coronel, Lota, Chiguayante, Hualqui y Concepción.

Otras medidas diseñadas en este programa son la reducción de emisiones de calderas y hornos industriales; la reducción de emisiones domiciliarias, implementando el recambio de 20 mil calefactores; la entrega de 20 mil subsidios de aislación térmica, y la mejora de la calidad de la leña usada para la calefacción. El plan tiene un costo total de más de 230 millones de dólares.