(La Tercera-Pulso) La Opep, Rusia y otros grandes productores de petróleo, entre ellos México, acordaron el domingo un recorte de suministros de crudo sin precedentes, que representa alrededor del 10% de la oferta mundial, a fin de sostener los precios del barril ante los estragos de la pandemia de coronavirus.

El grupo, conocido como Opep+, accedió a reducir la producción en 9,7 millones de barriles por día (bpd) en el periodo de mayo a junio, luego de cuatro días de maratónicas negociaciones marcadas por la presión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para to-mar medidas que salvaguarden al mercado.

Tras la disputa con Rusia, el precio del crudo se había desplomado hasta los US$20 por barril en el caso del Brent, muy por debajo de los US$70 de principios de año. Dos fuentes de la Opep+ dijeron a Reuters que el acuerdo fue sellado durante una video conferencia el domingo y confirmado por una declaración del Ministerio de Energía de Kazajistán.

El gobierno ruso ratificó poco después su participa-ción, al igual que México, que por primera vez portará a los esfuerzos de coordinación del bloque con una disminución de 100.000 bpd a partir de mayo, indicaron fuentes.

[LEA TAMBIÉN: La AIE dice que la demanda mundial de petróleo va en caída libre por la pandemia]

“México agradece todo el apoyo de los países de la @OPECSecretariat en la re-unión extraordinaria realizada el día hoy. El acuerdo unánime de los 23 países participantes dará de inicio una reducción en la plata-forma petrolera de 9.7 millones de barriles a partir de Mayo”, dijo la secretaria mexicana de Energía, Rocío Nahle.

El mayor pacto de disminución de suministros de petróleo en la historia llevará a las naciones aliadas a recortar gradualmente el bombeo por dos años, hasta abril del 2022.

Las medidas para aplanar la curva de propagación del coronavirus han destruido la demanda de combustible y los precios del barril de crudo en el mercado internacional, poniendo bajo presión a los grandes exportadores y afectando la industria de es-quisto de Estados Unidos, que es más vulnerable por sus elevados costos extracción. Trump había amenazado al líder de facto de la Opep, Arabia Saudita, con aplicar aranceles a sus ventas de petróleo y otras medidas punitivas si no colaboraba para aliviar el exceso de oferta global, ya que los precios bajos del crudo han genera-do graves complicaciones la industria de hidrocarburos no convencionales de Esta-dos Unidos.

La Opep+ ha dicho que de-sea que productores fuera del bloque, como Estados Unidos, Canadá, Brasil y No-ruega, contribuyan con una reducción adicional de unos 5 millones de bpd. Canadá y Noruega han expresado su disposición a sumarse al recorte y Estados Unidos -donde la ley complejiza la posibilidad de actuar en coordinación con carteles como la Opep- afirmó que su ritmo de bombeo de todas maneras caería abruptamente este año sin necesidad de compromisos, debido a los bajos precios. La firma de un acuerdo de la Opep+ había sido aplazada desde el jueves para extender las conversaciones con México.

El presidente mexicano, Manuel López Obrador, dijo el viernes que Trump le había ofrecido que Estados Unidos realizaría reducciones a sus suministros en apoyo a su vecino, una oferta inusual para el mandatario republicano.