En el marco de la emergencia sanitaria que vive el país producto del Covid-19, y con el objetivo de ayudar a mitigar los impactos económicos adversos de esta crisis, Colbún tomó la decisión de acortar de 15 a 7 días los plazos de pago de las facturas a sus proveedores, a partir del momento en que recibe dicho documento.

“Para ello, se ha dispuesto de los equipos y canales necesarios para la gestión de facturas y pagos en un menor plazo, contribuyendo así a mitigar los problemas de liquidez que pudieran tener las pequeñas y medianas empresas que prestan servicios a la compañía, en línea con lo ya realizado en noviembre del año pasado tras la crisis social de octubre, donde se acortó el plazo de 30 a 15 días”, informó la generadora.

Colbún trabaja con cerca de 1.500 pequeñas y medianas empresas aproximadamente, con las cuales contrató productos y servicios por cerca de US$ 62 millones durante el 2019.

A nivel interno, la compañía señaló que en las últimas semanas se han estado tomando distintas acciones con trabajadores y contratistas, con el fin de evitar la propagación del Covid-19, pero asegurando la continuidad del suministro eléctrico. A nivel de las comunidades, la empresa ha estado colaborando con distintos materiales y aportes a municipios y servicios de salud, entre otros, para enfrentar de mejor manera la emergencia sanitaria y sus consecuencias.

[LEA TAMBIÉN: Centrales generadoras de Colbún se suman a medidas de seguridad ante brote de coronavirus]

Comunidades

La empresa además hizo un levantamiento en terreno con Municipios y Servicios de Salud en las cerca de 20 comunas donde tiene operaciones, implementando medidas de apoyo a la comunidad y a emprendedores locales para hacer frente a la emergencia sanitaria que está afectando a nuestro país por el avance del Coronavirus, las que se vienen a sumar al aporte que la compañía hizo al Fondo Privado de Emergencia para la Salud de Chile creado por la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC).

“Uno de nuestros focos ha sido la salud de nuestros trabajadores y contratistas, sin los cuales no podríamos seguir generando la energía que hoy es tan necesaria para hospitales, el teletrabajo, y tantas otras actividades. Pero Colbún tiene también una historia larga de relacionamiento con las comunidades, y tras un diagnóstico inicial hemos comenzado a definir junto a las autoridades locales dónde podemos hacer una contribución más afectiva para enfrentar esta pandemia”, señaló Thomas Keller, gerente general de Colbún.

Entre las iniciativas están:

Se ha encargado la confección de más de 1.000 protectores faciales a través de impresoras 3D, elementos que están siendo donados a Municipalidades y Servicios de Salud de forma transversal en distintas comunas donde opera la compañía.

Se ha puesto a disposición de los Servicios de Salud los espacios de los Centros de Emprendimiento que Colbún tiene en algunas comunas, los que podrían ser habilitados y ocupados como centros de atención médica.

Se han creado fondos para solventar el pago de turnos adicionales a personal de salud en distintas comunas.

Se ha gestionado la compra de 40 mil mascarillas desechables que serán distribuidas a los municipios o servicios de salud en las comunas donde operamos.

Se ha tomado contacto con emprendedores locales en la Región del Biobío para la fabricación de mascarillas reutilizables que están siendo distribuidas a nivel local.

Se han establecido acuerdos de donación para distintas instituciones que hoy enfrentan mayores necesidades, como hogares de ancianos y cuerpos de bomberos.

ara apoyar a los emprendedores de los dos Centros de Emprendimiento de Colbún en la Región del Biobío, a fines de marzo se implementó una plataforma y campaña digital para promover sus productos.