“El funcionamiento de centrales de energía renovable han tenido variadas dificultades internas para las empresas para seguir trabajando, predecibles ante una pandemia y consiguiente cuarentena, pero gracias al arduo trabajo y compromiso de éstas, no ha significado problemas para el país”.

Así lo afirma a ELECTRICIDAD el director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera A.G.), Carlos Finat, quien precisa que “las mayores dificultades se están centrando en los proyectos en construcción, donde hay efectos más evidentes por las medidas de seguridad en todo el país y por la ralentización de la cadena de suministro, que ha impactado al sector, lo que podría significar atrasos, dependiendo de la situación particular de cada proyecto”.

A juicio del representante gremial, el actual escenario de incertidumbre multifactorial “hace muy difícil hacer predicciones, pero lo que se mantiene es que el cambio climático continúa y la presión por energía limpia y competitiva, sigue estando presente, con una presión mucho más fuerte a causa de la pandemia del coronavirus”.

[LEA TAMBIÉN: Coronavirus: Acera A.G. aportará con los costos de fabricación de diez respiradores mecánicos]

“Lo que vendrá es que, cuando esta crisis se supere, se nos exigirá avanzar más en la protección del medio ambiente y en las medidas contra el cambio climático. Lo que pasa con la actual crisis es que, tal vez, está anticipando algunos efectos que nos va a traer el cambio climático, de amplias repercusiones y para lo cual los Estados parecen no tener soluciones inmediatas, así que un aprendizaje que podemos tomar es reaccionar de forma enérgica ante este tipo de amenazas, ser resilientes, con objetivos claros”, agrega.

Según Finat, la crisis económica, producto de la menor actividad por las cuarentenas, se reflejará en el precio de los combustibles, pero aclara que “esa situación está por verse cuál será la reacción de los gobiernos”.

Y sostiene: “También es cierto que en contexto económicos apretados, la energía renovable es la más barata, y en Chile ha sido líder en inversiones durante los últimos años, por lo que para optar con nuevos proyectos la decisión va por estas tecnologías, pero la tentación de utilizar generación con combustibles convencionales a bajo precio siempre está presente, pero la idea es salir con aprendizajes de esta crisis sanitaria, no dar pasos hacia atrás”.