Al estar asociado a un servicio básico, la demanda en el sector energético es la que tiene menor volatilidad en el corto y largo plazo, lo que sería una fortaleza para las inversiones de estas industria, en el contexto de la actual crisis sanitaria, provocada por el coronavirus, según indica Orlando Castillo, gerente general de la Corporación de Bienes de Capital (CBC), que la semana pasada realizó una encuesta entre sus 122 empresas asociadas, para medir el impacto del Covid-19.

Los resultados de la muestra arrojaron que el 14% de los encuestados cree que el sector energético sería el más afectado por la crisis, por lo que junto a la industria de telecomunicaciones, fueron los que menor impacto tendrían a causa de la crisis, de acuerdo con la percepción empresarial.

Castillo señala a ELECTRICIDAD que este resultado “se da a partir de su propia interacción con proyectos de este sector, por lo que es probable que a la fecha no hayan registrado una disminución importante en el ritmo de este tipo de proyectos”.

[LEA TAMBIÉN: Coronavirus: Empresas creen que sector energético será el segundo menos afectado]

A su juicio, la fortaleza del sector energético y sus inversiones radica en estar “asociado a servicio básico, por lo tanto su demanda en el corto y largo plazo tiene menor volatilidad”.

El ejecutivo también destaca que las inversiones en el sector energético podrían verse afectadas por las medidas de la restricción sanitaria, especialmente en el desplazamiento de trabajadores para obras en construcción.

Como perspectiva a futuro, el ejecutivo sostiene que el principal desafío post crisis, al igual que en otros sectores, “es retomar el ritmo lo antes posible, no solo para mitigar el impacto en sus proyectos sino que también para contribuir a una rápida normalización de las actividades económicas del país”.