El proyecto solar Ghungnam KCS, de la empresa Andes Green, que considera una capacidad instalada de más de 1.000 MW, ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) para su tramitación, buscando instalarse en la comuna de Pozo Almonte, en la Región de Tarapacá, con una inversión estimada de US$4.000 millones, consistente en la implementación de un parque fotovoltaico de 707 MW y un sistema de generación termosolar de sales fundidas de 300 MW.

Según lo informado por la empresa al organismo ambiental, la planta termosolar “consiste en el aprovechamiento térmico de la energía solar para transferirla y almacenarla en un medio portador de calor, generalmente agua. Esta es una de las ventajas de la tecnología Caspa, el almacenamiento térmico. La tecnología más comúnmente utilizada para almacenar esta energía son las sales fundidas (nitratos) de almacenamiento térmico. La composición de estas sales es variable, siendo la más utilizada la mezcla de nitrato de potasio, nitrato de sodio y últimamente se ha incorporado el nitrato de calcio”.

[LEA TAMBIÉN: Capacidad instalada de energías renovables en Chile llega al 48,7% en el sistema eléctrico]

“Con este almacenamiento, la planta puede producir electricidad después de la puesta de sol. La empresa proyecta incorporar dos plantas de 150 MW cada una, para generar 300 MW de energía térmica”, se agrega.

Por su parte, el parque fotovoltaico del proyecto contempla 2.288.000 paneles solares de 320 Watts de potencia cada uno, los cuales se dividen en bloques que entregan la energía a 800 centros de transformación que en suma entregan una potencia nominal de 707 MW.

“Estos centros de transformación, capaces de producir 1.000 MW, se conectan entre sí, mediante canalizaciones subterráneas que se dirigen a un único centro de seccionamiento, desde donde sale una sola línea en 23 kV hacia la subestación desde donde será evacuada y posteriormente entregada al sistema interconectado eléctrico o a un cliente en particular”, se indica.