La planta fotovoltaica más grande de Europa entró en operaciones este lunes, inyectando a la red eléctrica su primer MWh de energía limpia. Se trata del proyecto de Núñez de Balboa, de Iberdrola, cuya potencia instalada es de 500 MW, con una inversión cercana a los 300 millones de euros,

La central se ubica en España, donde consta de 1.430.000 paneles solares instalados, 115 inversores y dos subestaciones. La planta generará energía limpia para abastecer a 250.000 personas al año, además de evitar la emisión a la atmósfera de 215.000 toneladas de CO2 al año.

Según indicó Iberdrola, el proyecto contó con el financiamiento verde del Banco Europeo de Inversiones (BEI), por lo que la planta suministrará energía a grandes clientes, mediante acuerdos de compraventa de energía a largo plazo (PPA, Power Purchase Agreement).

[LEA TAMBIÉN: Proyecto solar con más de 1.000 MW de capacidad instalada ingresó a evaluación ambiental]

El parque fotovoltaico forma parte del plan de relanzamiento de la inversión de Iberdrola en energías renovables en España, donde se prevé la instalación de 3.000 MW nuevos hasta 2022.

“Hasta 2030, las previsiones de la compañía apuntan a la instalación de 10.000 nuevos MW. Estas actuaciones permitirán la creación de empleo para 20.000 personas”, se señaló.