El Ministerio de Energía excluyó de manera excepcional la medición de “horas de punta” durante abril y mayo con lo cual se busca reducir el costo de consumir electricidad en ciertos horarios, permitiendo a las empresas reacomodar de mejor manera sus turnos de operación a las restricciones generadas por la contingencia.

De acuerdo con lo informado por la cartera, la caída de 10% que ha experimentado la demanda eléctrica por la crisis sanitaria, “permite adoptar esta medida excepcional, sin distorsionar la señal de eficiencia entregada por la medición de punta”

Decisión

El ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, anunció que tras el análisis técnico de la Comisión Nacional de Energía (CNE), se determinó postergar la entrada en vigencia de las tarifas de horas punta hasta junio y mantenerla hasta fines de septiembre, como es habitual. Sin esta postergación, la medición de horario punta habría comenzado a regir el 1 de abril entre las 18:00 y 22:00 horas.

“Esta medida excepcional tiene dos beneficios: por una parte, será un alivio económico para muchas pymes, industrias y comercios que podrán seguir operando de acuerdo a las tarifas estándar, sin el recargo de las horas punta. Esto redunda en un fuerte impulso a la economía en tiempos de crisis como los que estamos viviendo”, indicó la autoridad.

[LEA TAMBIÉN: GPM-A.G. ante la crisis: “es necesario que se implemente algún mecanismo de control de daños para el futuro”]

“Además, a nivel de clientes residenciales, esta medida es un alivio en la cuenta de la luz, al eliminar el recargo de invierno durante abril y mayo. Hay que considerar que las personas están pasando más tiempo en sus casas, por lo que es esperable que consuman más energía”, agregó.

Según Jobet, “las empresas del sector eléctrico manifestaron su disposición a contribuir al éxito de esta medida excepcional y extraordinaria, entendiendo el complejo momento que vive el país”.

Las “horas punta” son aquellas en las que el sistema eléctrico presenta sus mayores niveles de consumo. Actualmente, estas corresponden al período comprendido entre las 18 a 22 horas, entre abril y septiembre.

El control de demanda en horas de punta entrega una señal de precio en períodos de mayor exigencia del sistema, para que los clientes racionalicen su consumo eléctrico. La importante caída que ha tenido la demanda eléctrica en las últimas semanas –alrededor de 10%- genera la holgura necesaria para liberar esta medición de forma excepcional.