El proyecto PMGD Konda, recientemente inaugurado en la Región de Valparaíso, es el primero de este tipo en contar en contar con módulos fotovoltaicos bifaciales. Se trata de una planta de 3 megawatt, construida por Tritec-Intervento para Moncuri Energy SpA,  la que permitirá entregar energía equivalente al consumo de 3.700 casas.

La central, ubicada en San Felipe presenta una generación eléctrica entre 5% a 15% mayor en comparación al haberlo desarrollado con paneles fotovoltaicos convencionales. “En este contexto, las empresas desarrollaron el proyecto buscando generar energía limpia y renovable en la zona del valle del Aconcagua, sector que ha sido dominado durante muchos años por las centrales de generación convencionales y que además presenta un alto nivel de radiación, siendo un foco de sustentabilidad para la zona centro de Chile, sobre todo al encontrarse a pocos kilómetros de la Región Metropolitana, el principal centro de consumo del país”, informó el desarrollador del proyecto.

“Tritec-Intervento siempre ha buscado desarrollar proyectos que innoven en el mercado. Hoy en día el mercado PMGD es fuertemente competitivo, por lo que promover el impulso de nuevas tecnologías, como paneles bifaciales, que generen un beneficio para el inversionista es algo que va de la mano con nuestra visión”, señala Johannes Dietsche, gerente general de la empresa.

[LEA TAMBIÉN: Ahorro de energía: AgenciaSE abordó nuevos protocolos de validación de proyectos]

¿Cómo funcionan?

De acuerdo con lo destacado por la empresa, esta tecnología en proyectos solares permite que los paneles generen electricidad por sus dos caras, aumentando así la energía generada. La cara frontal genera principalmente a partir de la radiación directa del sol, y la cara trasera genera energía por el efecto de la radiación reflejada, es decir, la que rebota en el suelo, presentando un coeficiente llamado “albedo”.

“El PMGD Konda ha sido pionero al utilizar este tipo de tecnologías y ha fortalecido la decisión de otros inversionistas que están interesados en trabajar con módulos bifaciales, principalmente porque es una forma inteligente de aumentar la generación del proyecto sin tener que aumentar la cantidad de módulos y por consecuencia el tamaño de terreno del proyecto, lo cual provoca un encarecimiento y dificulta su ejecución. Esto se suma al uso de Trackers en el proyecto, que permite que los módulos vayan “siguiendo” la posición del sol”, se indicó.

Se espera que a futuro la mayoría de los proyectos fotovoltaicos trabajen con estos tipos de tecnologías y las marcas que fabrican estos equipos se centren en potenciar la innovación de esta generación adicional que tienen los módulos bifaciales.

Johannes Dietsche agrega que la potencia de los módulos “pasó de aproximadamente 300 W a 400 W en pocos años, lo que ha permitido optimizar el diseño de los proyectos y bajar los costos de generación. Hoy vemos en el mercado un fuerte incremento en el interés por realizar estos proyectos con tecnología bifacial, buscando una mejora de la rentabilidad”.