(La Tercera-Pulso) El sector eléctrico mira con preocupación la crisis. La menor recaudación que se proyecta para las empresas de distribución, debido a las restricciones para circular que enfrenta la ciudadanía, podría tener un impacto aguas abajo, al segmento de generación.

Pese a ello, Claudio Seebach, presidente ejecutivo de la Asociación de Generadoras, indica que este es un tema muy difícil de predecir, y que dependerá de qué tan profunda termine siendo esta crisis. Para el sector, es clave dar una señal de que el suministro no está en riesgo y que existe la capacidad para enfrentar cualquier dificultad.

Sobre el futuro, asegura que la menor actividad económica que se proyecta, con crecimientos bajos, tendrá un impacto en la demanda por electricidad.

¿Qué medidas se están tomando si la situación se complica?

—Los sistemas tienen redundancia. Dentro del segmento de generación, si por alguna razón una central sale de servicio, está la capacidad para absorberlo. Eso significa redespacho en otro lado. Las empresas ya se han ido preparando con más centros de control, separando a los equipos; se han ido preparando también con cuadrillas separadas. No vemos riesgo en eso y la experiencia internacional nos ha ido ayudando también en saber qué han hecho y podemos dar tranquilidad de que estamos bien preparados. La demanda eléctrica seguirá disminuyendo en las próximas semanas.

¿Qué significa eso para el sistema?

—Es un dato de la causa que a nivel global, al bajar la actividad económica, va a haber efecto sobre la demanda. Eso de alguna manera descomprime la presión sobre el sistema. Es muy difícil predecir cuándo va a ser la bajada de demanda, pero en lo esencial, la electricidad como insumo va a seguir siendo demandada.

[LEA TAMBIÉN: Cigre Chile: La demanda eléctrica debería recuperarse en el mediano plazo]

¿Cómo se percibe la menor demanda?

—Evidentemente, una baja en la demanda va a tener efectos económicos sobre los ingresos, pero eso es un dato y está ocurriendo en todos los países. La baja de la demanda va a implicar menores despachos.

Pero esto sí significa un cambio de escenario para la recaudación de la generadoras…

—Como se está viviendo en toda la economía, esto es uno más de los múltiples sectores. Por algo el gobierno también ha entregado el enorme paquete fiscal. Uno de los efectos para el sector energético es una baja en la demanda.

¿Hay preocupación?

—Es un tema que, obviamente, estamos mirando y estamos también tratando de ver cómo son las proyecciones de otros países, es un tema muy difícil de predecir, es decir, cuánto va a ser la profundidad y cuál va a ser la extensión en el tiempo de esa baja. Pero, lo importante es que lo primario es la continuidad del suministro.