La Agencia Internacional de Energía (AIE) proyecta que este año marcará el menor consumo de petróleo en el mundo en más de una década, a causa del impacto de la pandemia del coronavirus, especialmente en China, Europa y Estados Unidos, esperando que en el segundo semestre se inicie una normalización de los mercados.

“Si bien la situación sigue siendo fluida, esperamos que la demanda mundial de petróleo caiga en 2020, la primera disminución de todo el año en más de una década, debido a la profunda contracción en China, que representó más del 80% del crecimiento de la demanda mundial de petróleo en 2019 y grandes interrupciones en los viajes y el comercio”, indica el reporte.

Según la AIE, las medidas de contención “han dado como resultado reducciones drásticas en el transporte internacional y doméstico en todo el mundo a medida que los países responden a la rápida propagación del virus. Los datos están lejos de ser completos, pero, en el primer trimestre, la disminución visible en la actividad de transporte, industrial y comercial apunta a una caída masiva en la demanda mundial de petróleo de 2,5 millones de barriles al día, en comparación con el primer trimestre del año pasado. Esto incluye una disminución anual estimada de 4,2 millones de barriles al día en febrero, de los cuales 3, 6 millones fue en China”.

“La perspectiva inmediata para el mercado petrolero dependerá en última instancia de la rapidez con que los gobiernos se muevan para contener el brote de coronavirus, cuán exitosos sean sus esfuerzos y qué impacto persistente tenga la crisis de salud global en la actividad económica. En esta etapa, la alta incertidumbre en el transcurso del brote nos ha llevado a proponer alternativas a nuestro caso base, una más pesimista en la que las medidas globales son menos exitosas para contener el virus; y un caso optimista en el que el virus está contenido rápidamente”, se agrega.

[LEA TAMBIÉN: Coronavirus: AIE y Opep señalan que ingresos del petróleo y el gas caerán entre 50% y 85% para países en desarrollo]

En un primer caso de análisis la AIE sostiene que el brote estará bajo control en China a fines del primer trimestre, pero se extiende a muchos otros países más allá de Irán, Corea, Japón, Singapur, Estados Unidos y Europa. “Se espera que las medidas de contención impuestas en América del Norte, Europa y otros lugares tengan un impacto menor en la demanda de petróleo que las de China. Sin embargo, la demanda del sector de la aviación continuará sufriendo la contracción de los viajes aéreos mundiales”.

En el primer trimestre, China sufre más con una caída interanual en la demanda de petróleo de 1,8 millones de barriles al día, a medida que las fábricas cierran y las medidas de confinamiento a gran escala reducen el transporte. En el segundo trimestre, a medida que mejora la situación en China, la demanda se deteriora en algunas otras grandes economías, como Japón y Europa. En general, la demanda mundial de petróleo en el segundo trimestre es solo ligeramente menor que hace un año. A medida que avanzamos en la segunda mitad del año, la demanda aumenta, creciendo 1,1 millón de barriles al día, en comparación con la segunda mitad de 2019. Para 2020 en su conjunto, la magnitud de la caída en la primera mitad conduce a una disminución en el mundo en la demanda de petróleo, de alrededor de 90.000 barriles por día, la primera caída anual desde 2009.

En el caso bajo un escenario pesimista, la AIE indica que los países ya afectados por el virus “se recuperan más lentamente, mientras la epidemia se extiende aún más en Europa, Asia y más allá. Se necesita más tiempo para controlar la propagación del virus, y la contracción de la demanda china de petróleo se alivia más lentamente en marzo. La demanda europea sigue siendo moderada en el tercer trimestre, y la demanda en los Estados Unidos crece a un ritmo más lento. En este caso pesimista, la demanda mundial de petróleo podría disminuir en 730.000 barriles por día en 2020”.

En un caso más optimista, se considera que la situación “se controla rápidamente en China y que el contagio más grave sigue limitado a unos pocos países, sin un impacto grave en la mayor parte de Europa y América del Norte. En este contexto, los gobiernos no necesitan tomar fuertes medidas de contención y el uso del transporte se mantiene más cerca de lo normal. En este caso, la demanda mundial de petróleo podría crecer en 480.000 barriles por día en 2020”.