La Asociación de Pequeñas y Medianas Centrales Hidroeléctricas (Apemec) planteó la posibilidad de avanzar en métodos probabilísticos que premien el atributo de la flexibilidad en la operación del Sistema Eléctrico Nacional, en el marco de la discusión en torno a la flexibilidad dentro del sector eléctrico, donde este año el Ministerio de Energía dará a conocer la estrategia en esta materia.

Rafael Loyola, director ejecutivo de la asociación gremial, indica que este proceso está orientado a “establecer los principios regulatorios más aptos para la entrada eficiente y a gran escala de la energía intermitente, como la eólica y fotovoltaica, a la matriz energética nacional, proceso que incluyó un Comité Técnico, el cual efectuó, a finales de ese año, sus recomendaciones en la materia”.

“Como Apemec hemos participado en la consulta pública de la Estrategia, haciendo presente los términos que nos parecen más sanos en materia de regulación de flexibilidad, de forma de mantener los incentivos correctos en materia de seguridad y eficiencia en el balance de las diversas tecnologías de generación en la matriz eléctrica, lo que se traduce ciertamente en beneficios para el consumidor final”, explica el ejecutivo.

Es así como Loyola menciona las propuestas que ha realizado el gremio en materia de flexibilidad: “Creemos necesario establecer una confiabilidad preestablecida para el sistema, y en base a dicha confiabilidad, premiar a las centrales que otorgan primordialmente esa confiabilidad, esto es las centrales que otorgan inercia y las despachables”.

[LEA TAMBIÉN: Industria mini hidro cierra 2019 con más de 510 MW de proyectos en operación]

Explica que las centrales hidroeléctricas de pasada presentan atributos en flexibilidad y suficiencia, “dado que éstas aportan capacidad de inercia esencial para el sistema, a mínimo costo y con una tecnología limpia y de base, la cual actualmente carece de una señal de precios que permita llevar a cabo nuevas inversiones, lo que conlleva la amenaza de que a futuro, la energía base sea cada vez más dependiente de combustibles fósiles”.

Por ello señala la necesidad de avanzar en métodos probabilísticos “que premien este atributo, revisándose la prorrata entre potencia firme inicial y demanda, la que no debiera ser uniforme para todas las centrales, ya que al menos se debería separar en centrales eficientes, e ineficientes, incorporando el mercado “day ahead” vinculante para lograr la correcta asignación de pagos de redespacho, e incorporando vía cambio de ley el que la asignación de los pagos de Servicios Complementarios sea al agente que causa el requerimiento de flexibilidad, el cual no necesariamente corresponde al cliente final”.

A su juicio también se debe promover la neutralidad tecnológica “y permitir la creación de productos innovadores para lograr la flexibilidad que requiere el sistema para la entrada de las energías renovables variables”.

“En materia de sana regulación, no debe perderse el principio básico según el cual los precios recibidos por los proveedores y pagados por los usuarios y consumidores por todos los productos comprados y vendidos en el mercado de energía y Servicios Complementarios deben reflejar el costo causado por el que origina el servicio y remunerara adecuadamente al proveedor que presta tal servicio, ya que las distorsiones atal principio generalmente reducen la confiabilidad de la red y aumentan el costo total de atender la demanda, perjudicando en definitiva al consumidor final”, agrega el representante gremial.