(Pulso) El traspaso de clientes de distribución eléctrica desde regulados a libres viene siendo una tendencia desde 2017, año en que, mediante un cambio regulatorio, se permitió que los consumidores de entre 500 kW y 5.000 kW puedan optar por elegir y negociar directamente con un proveedor el precio y condiciones de contrato de suministro de energía.

Así, el primer año 358 clientes optaron por este nuevo régimen, cifra que aumentó a 1.099 en 2018, según datos del Coordinador Eléctrico Nacional. Y en 2019 la tendencia siguió, verificándose un aumento en el número total de clientes libres a 1.739, es decir, 58% más que el año anterior. Esto, se tradujo que el consumo eléctrico de ese segmento creció de 865 GWh a uno de 1.030 GWh en un año.

Al respecto, el ministro (s) de Energía, Francisco López, sostuvo que el aumento del número de clientes se debe principalmente por la diferencia de precios al que pueden acceder los clientes respecto al mercado regulado.

“Esto depende del momento en que se encuentra el mercado energético, y hace tan solo unos años el movimiento de clientes era justamente en sentido inverso, es decir, pasaban de libres a regulados, debido a que las licitaciones de suministro obtenían menores precios”, comentó la autoridad.

En relación con las industrias en las que más cambios de clientes regulados a libres se ejecutaron el año pasado, estas fueron la agrícola y vitivinícola. “Las mayores migraciones de clientes se dieron en el sector primario, especialmente del agrícola y de viñas. Luego, lo sigue el inmobiliario y el comercio, que tuvo una explosión en 2018”, señaló el director ejecutivo de Ecom Energía, Sebastián Novoa.

En relación a cuál sería la tendencia para este año, Novoa aseguró que la cifra debiese ser similar a la de 2019, pero con un volumen de movimiento menor y no tan explosivo como lo fue en 2018. Esto, explicó el ejecutivo, se debe a que van quedando pocos clientes que pueden pasar a ser libres y además son más pequeños.

Atendiendo a esta tendencia, las compañías eléctricas han elaborado diversas estrategias para captar a los clientes que se cambian de régimen. En el caso de Colbún, generadora que el año pasado logró cerrar millonario contrato renovable con la minera BHP , se puso como objetivo seguir aumentando su cartera en los próximos años. Parte de la estrategia es suministrar contratos con nueva generación solar y eólica y respaldar esos contratos con ciclos combinados.

“Colbún ha jugado un rol activo en el desarrollo de un mercado robusto de clientes libres, el cual ha representado una oportunidad de crecimiento para la compañía y de ahorro para numerosas empresas consumidores de energía”, señalaron desde la empresa.

Cambio en la ley. A fines del año pasado, cuando se estaba discutiendo en el Congreso el proyecto de Ley Corta de Distribución, se puso sobre la mesa disminuir el umbral de consumo eléctrico para poder optar por cambiar de régimen. La iniciativa se aprobó en la Comisión de Minería y Energía del Senado, pero luego se rechazó en sala. Esta permitiría que un 5% de los clientes regulados pueda cambiar de régimen.

Sin embargo, en la instancia el Ejecutivo sostuvo que dicha postura podría generar inconvenientes, puesto que se trata de “clientes más débiles” y que tienen menos espalda que los grandes. De todas formas, diversos senadores buscan volver a iniciar la discusión sobre el tema, cuando se debata la Ley Larga de Distribución.