La empresa desarrolladora de energías renovables, Mainstream Renewable Power, fue galardonada por el Project Financial Internacional (PFI) Awards como el mejor acuerdo comercial renovable de América, debido al portafolio de proyectos de generación “Cóndor”, que consiste en el financiamiento de US$580 millones para la construcción en Chile de tres parques eólicos y uno solar fotovoltaico.

Los premios PFI son uno de los eventos internacionales más conocidos  en el calendario de los mercados de capitales, donde se reconocen a los proyectos más destacados en materia de financiamiento.

Cóndor

Los cuatro proyectos del portafolio Cóndor forman parte de la plataforma Andes Renovables que pretende desarrollar Mainstream, que comprende un total de 1,3 GW de generación eólica y solar.

La primera fase de este plan son 571 MW de capacidad instalada, que está compuesta por los parques eólicos Tchamma, Cerro Tigre y Alena, los dos primeros de los cuales operarán en la Región de Antofagasta, mientras que el tercero estará en la Región del Biobío, además del parque solar fotovoltaico Río Escondido, ubicado en la Región de Atacama.

[LEA TAMBIÉN: Energía eólica: Consolidando proyectos]

Todas las centrales están en su etapa de construcción y, según las proyecciones de la empresa, inyectarán energía al sistema eléctrico para satisfacer una demanda equivalente a 680 mil hogares, junto con evitar la emisión de 650 mil toneladas de CO2 al año.

“Los tres nuevos parques eólicos serán construidos por Sacyr Industrial y Elecnor, y los aerogeneradores serán suministrados por Vestas, Nordex Acciona y Siemens Gamesa. Sterling & Wilson fue seleccionada para construir el parque solar Río Escondido, mientras que los trabajos de conexión a la red serán realizados por Transelec, CGE, HMV y Siemens. ABB suministrará los cuatro transformadores principales de los proyectos”, informó la empresa durante el año pasado.

Para desarrollar esta iniciativa, la compañía en noviembre del año pasado realizó un cierre financiero, recaudando US$580 millones, provenientes de un consorcio de seis bancos internacionales: CaixaBank, DNB, KfW IPEX-Bank, Natixis, SMBC y Societe Generale, a los que se sumó Banco Santander Chile para el financiamiento del IVA.