(El Mercurio) En medio del proceso de descarbonización de la matriz energética del país, la petrolera estatal Enap está preparando un proyecto para transformar la planta cogeneradora de energía que posee en la Región del Biobío.

Se trata de una iniciativa que busca que el activo deje de utilizar carbón en sus procesos productivos, para pasar a funcionar 100% con gas natural, reduciendo considerablemente de esta manera, a partir de 2024, las emisiones de CO2 que se generan.

Se estima que la central, que hoy produce vapor y electricidad, consume unas 220 mil toneladas de petcoke al año. De conseguir si transformación para consumir gas natural, reduciría emisiones de CO2, en torno a unas 400 mil toneladas al año, equivalente a la emisión de unos 160.00 automóviles a gasolina.

[Siga leyendo esta noticia en El Mercurio]