Esta noticia fue compartida para ELECTRICIDAD por el Portal ElectroMov

En el marco de la promoción de iniciativas de transporte sustentable y el impulso a la electromovilidad, la Ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, junto al Gerente de Capacidades Tecnológicas de Corfo, Fernando Hentzschel, se reunieron con representantes de distintas empresas y áreas de negocio para conocer de primera fuente los desafíos que ha implicado la inserción de la electromovilidad en la última milla.

La actividad es impulsada por el proyecto Fundación Chilena de Eficiencia Logística- Conecta Logística, una iniciativa del Programa de Desarrollo Logístico (PDL) de Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones (MTT), en conjunto con la Unidad de Facilitación de Comercio de la Subsecretaría de Hacienda y CORFO.

Movilidad sustentable

El sector logístico, y más específicamente el transporte de carga urbana, representa una oportunidad para explorar la introducción de iniciativas de movilidad sustentable, dado su intensidad de uso y el impacto positivo que tiene en áreas urbanas.

“Nos interesa conocer de primera fuente los desafíos que ha implicado la inserción de la electromovilidad en la última milla. Se trata de información muy valiosa que queremos conocer de parte de las empresas que ya la han adoptado, y que servirá como insumo para desarrollar un diagnóstico que permita delinear futuras acciones que faciliten la adopción de esta tecnología en el sector”, señaló la Ministra Gloria Hutt.

En el encuentro participaron actores involucrados en el desarrollo de proyectos de electromovilidad, tales como empresas generadoras de carga, proveedoras de camiones y suministradoras de energía, entre otras.

[LEA TAMBIÉN: Las consideraciones que piden los expertos para futura normativa en infraestructura de carga ]

La iniciativa fue valorada por los representantes de las empresas, quienes pudieron conocer de primera fuente la experiencia de otras que ya han adoptado la electromovilidad en su gestión logística de carga, como es el caso de CCU.“Es importante que tanto las empresas privadas como públicas y los particulares también, tengamos todos la visión del cuidado que debemos tener por el medioambiente. En CCU operamos con esa visión y hemos podido comprobar que sí es posible gestionar armónicamente el ser eficiente, rentable y a la vez cuidando el medioambiente, eso significa que, al tomar decisiones, se considere el impacto en los aspectos económicos, sociales y medioambientales. El camino de la electromovilidad y otras medidas que la acompañen, tienen muchos beneficios que no son solo pasar de combustible diésel a eléctrico, sino también con la sociedad, las mantenciones, menor ruido, menor contaminación, el tráfico, etc. Hay mucha sinergia positiva en desarrollar estos cambios. De ahí la importancia que se desarrollen estas mesas colaborativas”, indicó Pastor Lyon, subgerente Desarrollo de la Distribución de CCU.

Fernando Hentzschel, Gerente de Capacidades Tecnológicas de Corfo, destacó que “una de las barreras que hemos visto para un despliegue efectivo de la electromovilidad en Chile es que hay decisiones que se están adoptando en silos. Por ello, es fundamental la estandarización y la normalización de los sistemas de carga y distribución para promover la masividad de la electromovilidad en Chile. Para eso estamos llamando a la conformación de un consorcio, que convoque al sector privado y a la academia para generar información para la toma de decisiones, tanto de inversión privada, como para el desarrollo de políticas públicas adecuadas al respecto”.

Análisis y perspectiva

Durante 2019 se produjeron importantes avances en electromovilidad: La Red Metropolitana de Movilidad, RED, ya suma 386 buses eléctricos circulando por Santiago. De la misma forma, de acuerdo con los datos de la Asociación Nacional Automotriz de Chile (Anac), durante 2019 se vendieron 302 autos eléctricos e híbridos, superando las 197 unidades comercializadas en 2018.A nivel de taxis eléctricos, a noviembre del año pasado ingresaron 39 taxis eléctricos, de los cuales 35 circulan en Santiago, dos en la región de Aysén, y otros dos en la región de Valparaíso.

Finalmente, la infraestructura de carga también mostró avances al cerrar 2019 con 143 puntos de carga declarados a la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC). De ellos, 112 son públicos y 31 privados, donde la Región Metropolitana concentra el 57% de las instalaciones, seguida por las regiones de Valparaíso (13%), Biobío y Los Lagos, con 5% respectivamente.

Por otra parte, la potencia total instalada de los cargadores públicos alcanza 4,2 MW, de los cuales 41 (37%) son de carga lenta (desde 3,5 kW y menos de 22 kW); 39 (35%) son de carga semi-rápida (desde 22 kW y menos de 50kW); 31 (28%) tienen carga rápida (desde 50 kW hasta 100 kW), y uno (1%) es de carga ultrarrápida (mayor a 100 kW), el cual se ubica en la Región Metropolitana.