La medida de estabilización de la tarifas de transmisión podrían tener un impacto relevante en el desarrollo eficiente del sistema eléctrico, debido a que aumenta los niveles de incertidumbre en torno a estos proyectos, según se advierte en el análisis mensual que realiza la consultora Systep sobre el sector eléctrico.

«La medida de estabilización de las tarifas de transmisión tiene un impacto pequeño en las tarifas finales
(componente de transmisión representa cerca del 10% de la tarifa final), pero puede tener un impacto relevante en un desarrollo eficiente del sistema eléctrico», se indica.

El documento precisa que, si bien la reducción de precio para los clientes finales de electricidad es relevante, se aclara que esto debiese ser realizado «con acciones de largo plazo y bajo cambios legales. Medidas como la de mantener el cargo único constante en pesos, mediante proceso administrativo, aumentan el riesgo del sector de transmisión, un sector que se caracteriza por ser de bajo riesgo».

Según Systep, esta última medida «va en contra de los esfuerzos puestos en la ley de transmisión en dar mayor certidumbre en su desarrollo, para así garantizar las holguras suficientes que permitan que nueva generación ingrese al sistema, disminuyendo en el mediano plazo las tarifas de los clientes finales».

[LEA TAMBIÉN: Los desafíos del sector eléctrico para 2020 que advierte Systep]

Disminución

El análisis de Systep considera el informe técnico que fija los cargos únicos de transmisión para el primer semestre de 2020 , publicados por la CNE, donde se mantuvieron fijos en pesos los cargos únicos con el objetivo de estabilizar en pesos las tarifas eléctricas traspasadas a los clientes regulados, como parte del paquete de medidas de la Nueva Agenda Social.

Se recuerda que el cargo único de transmisión era el último componente de la tarifa a clientes finales por estabilizar. Ya se había logrado estabilizar el cargo por energía y potencia con la aprobación de la Ley del Mecanismo de Estabilización de Precios de Energía y Potencia, mientras que el valor agregado de distribución se mantendrá constante en pesos hasta octubre de 2020, producto de la aprobación de la Ley Corta de Distribución.

«La estrategia detrás de la estabilización del cargo por transmisión es adelantar la rebaja proyectada en la remuneración que percibirían los propietarios de las instalaciones de transmisión reguladas, disminución que se alcanzará una vez que culmine el actual proceso de valorización, y que actuará retroactivamente para este año».

De acuerdo con la consultota, «resulta llamativa la forma en que se estabilizó esta tarifa. A diferencia del cargo por energía y potencia y el cargo por uso de redes de distribución que fueron fijados mediante un
cambio legal y discutidos en el Congreso, la estabilización del cargo único de transmisión fue efectuada mediante un proceso administrativo. Inquieta en este contexto la poca información entregada en el informe técnico: mantiene fijo los cargos únicos para cada uno de los sistemas de transmisión (nacional, zonal y dedicados utilizados por clientes regulados), pero no clarifica respecto a cómo se distribuirán los saldos no recaudados producto de la estabilización, ya sea utilizando un mismo criterio a instalaciones existentes e instalaciones nuevas adjudicadas mediante licitación hace menos de 20 años, o utilizando un criterio diferente según el tipo de instalación».