Reflexionando acerca del rol del Gobierno, particularmente de los ministerios de Medio Ambiente, y Relaciones Exteriores, como de los proyectos que restan por tramitar en cuanto a conservación del entorno, los senadores presentes en la sesión especial conocieron detalles de la delegación chilena en la Vigésima Quinta Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25), celebrada en Madrid en diciembre pasado.

En la cita, donde intervino la titular de Medio Ambiente, Carolina Schmidt y su par de Relaciones Exteriores, Teodoro Ribera, se excusó de asistir, los congresistas se dividieron entre los que responsabilizaron al Gobierno de los resultados de la Convención, y quienes cuestionaron esta interpretación haciendo ver que la falta de regulación medio ambiental es algo que se arrastra de otras administraciones.

La acusación descansa en el hecho que de los 8 objetivos que se puso el evento, uno no se pudo cumplir. El regular la compra y venta de los bonos de carbono no alcanzó el consenso necesario.

Para algunos este hecho objetivo más las críticas a la conducción del Gobierno en la organización de la COP, son razones de peso para cuestionar a las citadas autoridades. Desde la otra vereda, se hizo ver que ya en otras convenciones no ha sido posible acordar la comercialización de carbono, como así también se mencionó la contingencia dada por el estallido social que terminó por trasladar la sede a Madrid, y a la larga, dificultar su organización y puesta en marcha.

Antes del debate la ministra Carolina Schmidt explicó los alcances de la cumbre anual aclarando que las decisiones en esta instancia, deben alcanzarse por unanimidad. Asimismo graficó las carteras que participaron del comité técnico que intervino en la organización del evento que presidió Chile y cuyo debate se centró en doce clúster.

“Debido a la crisis social, nos vimos en la obligación en desarrollar la Conferencia en Madrid (…) Los costos de la COP, que ustedes aprobaron, alcanzaron 35 millones de dólares, montos que están siendo rendidos como es debido. Pero también, se lograron captar 183 millones de dólares para financiar acciones climáticas en Chile”, mencionó.

La autoridad también reconoció que “no estamos satisfechos con los resultados de la COP porque contamos con evidencia científica sólida que avala el calentamiento global y sus efectos, pero hay actores que ponen en duda aquello. Los acuerdos unánimes son positivos pero impiden actuar a la velocidad que necesitamos. Si tenemos potencias que no permiten acuerdos, es imposible actuar. Logramos 7 de los 8 objetivos y compartimos la frustración. No pudimos avanzar en regular la compra y venta de los bonos de carbono”.

[LEA TAMBIÉN: COP25, zonas de sacrificio y crisis hídrica: Los ejes que marcaron la interpelación a la ministra Schmidt]

Proyectos

Durante la discusión intervinieron, entre otros, los legisladores Jorge Pizarro, José Miguel Insulza, David Sandoval, Isabel Allende, Francisco Chahuán, Ximena Órdenes, Juan Antonio Coloma, Alfonso de Urresti, Alejandro Guillier.

El senador Pizarro recordó que “dijimos antes de la COP, que ésta se estaba organizando mal y de manera voluntarista. Se nos dijo que íbamos a contar con un proyecto de cambio climático que ingresaría a mediados del 2029 y recién lo conocemos. Luego se nos aseguró que en la Conferencia íbamos a informar lo que hemos avanzado como país, lo que no se hizo. El costo verdadero de hacer esta COP, lo ha pagado Chile porque tenemos paralizada la tramitación de diversas normas medio ambientales”.

Para el senador Insulza, “las cumbres pueden salir adelante sin llegar a todos los acuerdos que se buscan. ¿Cómo se logra? Cuando se tiene autoridad moral en relación al tema elegido. Chile no mostró un pleno balance medio ambiental. Hemos pedido firmar el acuerdo de Escazú, el tema del agua, las zonas de sacrificio y acortar los plazos de descarbonización, entre otros, y el Gobierno no ha hecho anda. Chile no tenía nada que mostrar en la COP”.

El senador Sandoval aseguró que “esto es una secuencia de errores que datan de años. La COP fue un accidente para Chile. Hay que ser responsables porque no podemos resolver las demandas medio ambientales en una Conferencia. Hoy vemos el fruto de un proceso de malas decisiones, no podemos responsabilizar a este Gobierno de la contaminación nacional. La solución está en acelerar la tramitación de proyectos asociados como el de cambio climático”.

Lo pendiente

La senadora Allende también hizo mención de la improvisación de la Convención. “No voy a hablar de los recursos que se entregaron que fueron muy cuestionados. Los objetivos no se cumplieron y el liderazgo de Chile fue cuestionado. Se nos dijo que se requería una experiencia previa de la Cancillería. Además de esto partíamos con una condición compleja porque teníamos problemas no resueltos en materia medio ambiental. No está firmado el tratado de Escazú porque se nos dice que afecta la soberanía (…) Nosotros como parlamentarios hemos agilizado los proyectos respectivos”, expresó.

Luego el senador Chahuán destacó el papel que cumplió la ministra en la COP. “En lo local, logramos sacar adelante la declaración de la zona saturada y un plan de descontaminación en la zona de Quintero-Puchuncaví. Lamentablemente hemos debido dictar leyes especiales para otras zonas de sacrificio. En esta administración se ha hecho mucho (…) Debemos reconocer que muchas iniciativas legales no han avanzado por la negativa de parlamentarios. Hacemos un llamado a la Cámara Baja en tal sentido”, advirtió.

Para la senadora Órdenes, la COP no era cualquier evento. “El panel de expertos en cambio climático ha asegurado que la emisión de gases de efecto invernadero ha crecido. A pesar de toda la evidencia científica, vemos escépticos como los presidentes de Estados Unidos y Brasil. Ha faltado conducción y coherencia del rol de Chile en la materia. Cuando cruzamos la frontera, hay una misión de estado. Estuve en Madrid y me cercioré de esto. El gobierno no ha sido consistente en lo medio ambiental”, planteó.

Posteriormente, el senador Coloma calificó como injusta la crítica que han hecho los parlamentarios en la sesión. “Pareciera que cuando se habla de Chile en la COP25, se olvida la crisis social y cómo está condicionó el evento, su organización. Cuando se dice que no se logró acuerdo para regular la compra y venta de los bonos de carbono, hay que reconocer que en las últimas cuatro COP no se aprobó este punto. Ahora respecto de Escazú, no está vigente, no ha empezado”, reflexionó coincidiendo con sus pares respecto a que las críticas a la administración son injustas.

Por su lado, el senador Alejandro Guillier se refirió al impuestos verde, señalando que el monto del tributo “también se le hace pagar a las centrales renovadoras de energía”, por lo que “bastaría con hacer pequeños cambios, pero para eso debe haber voluntad”.