Con el objetivo de seguir potenciando el cuidado del medio ambiente, Movistar Chile, junto a Enel X, lanzó su plan piloto de electromovilidad, el cual contempla la incorporación de los 10 primeros automóviles eléctricos a su flota de Red, los que serán desplegados en Santiago, Viña del Mar, Valparaíso y Concepción. El proyecto considera, para los próximos años, que el 50% de la flota de la empresa sea eléctrica.

Dentro de sus características, estos automóviles generan cero emisión sonora y contaminante (emiten un 61% menos de CO2 que uno tradicional alimentado con diésel) y requieren menores gastos de mantención, debido a que no existe combustión para generar movimiento. En tanto, su capacidad de carga máxima se logra con 4 horas y media (carga nocturna), logrando una autonomía probada cercana a los 160 kilómetros.

Antonio Bueno, director de Tecnología de Movistar Chile, comentó que «en Movistar estamos comprometidos con que todas nuestras operaciones vayan de la mano con el cuidado del medio ambiente. Por eso, estamos felices con la entrada en funcionamiento de estos vehículos, los que son el primer paso para descarbonizar el trabajo que realiza nuestra flota de Red».

[VEA TAMBIÉN: La ruta de la Electromovilidad: van declarados 143 cargadores de vehículos eléctricos en todo el país]

El ejecutivo agregó que «la electromovilidad es parte de la industria del futuro y las grandes reservas de litio que posee nuestro país convierten a Chile en un potencial líder en la materia. En ese escenario, vemos grandes oportunidades y las aprovecharemos, beneficiando así a nuestros clientes y a nuestro país».

Por su parte, la gerente general de Enel X, Karla Zapata, dijo que «tenemos la misión de satisfacer la necesidad del país por infraestructura (puntos de carga), con el objeto, no solo de permitir la masificación de la movilidad eléctrica, sino que también de acelerar su proceso, permitiéndonos así contar con operaciones más limpias que aporten a descontaminar las ciudades de nuestro país. Esta alianza con Movistar nos permite seguir avanzando en la implementación de una robusta red de carga para vehículos eléctricos a lo largo de Chile».