(La Tercera-Pulso) Las recientes correcciones del crecimiento de la economía para 2019 y 2020, motivadas por los efectos del estallido social, llevaron a la Comisión Nacional de Energía (CNE) a aplicar un fuerte recorte en las proyecciones de consumo eléctrico para los próximos años.

Esto, a su vez, podría tener impacto en la licitación de suministro para clientes regulados programada para este año y en la que se busca lograr precios todavía más bajos que en los últimos procesos. De conseguirse, esto permitiría que los clientes de las empresas distribuidoras -fundamentalmente hogares- accedan a tarifas más bajas en sus boletas.

Hace algunos días, como todos los años, la CNE publicó su estimación de demanda eléctrica para los próximos años. En esta ocasión, las cifras mostraron un fuerte recorte respecto de la anterior versión de este estudio, principalmente en lo relacionado con clientes regulados. A modo de ejemplo, si el 2018 se estimaba que en todo el año 2020 los clientes regulados iban a demandar 31.741 GWh, en el último informe esa cifra bajó a 29.941 GWh. Esto es una disminución de 5,7%.

Incluso más: respecto del estudio 2017, la baja es aún mayor, del 12,1%.

En 2026, en tanto, la CNE proyecta ahora un consumo de clientes regulados de 33.868 GWh. En 2018 eran 35.967 (una baja de 5.8%) y en 2017, 42.152 GWh (es decir, un descenso de 19,7%).

Es ese el año en que se iniciaría el suministro de la licitación que está programada a realizarse este año.

[VEA TAMBIÉN: Los desafíos del sector eléctrico para 2020 que advierte Systep]

Licitación

Uno de los próximos eventos que realizará la industria es la licitación de suministro eléctrico para clientes regulados, que contempla 5.880 GWh de energía para iniciar suministro el año 2026. Sin embargo, con el cambio de escenario esta subasta podría reformularse.

Al respecto, desde la CNE -entidad que lleva a cabo la licitación- se sostuvo que “las Bases de Licitación, incluyendo el cronograma y los tamaños de los bloques a licitar, podrían eventualmente ser modificadas por la Comisión, de modo de adecuarse a los contenidos del proyecto de ley de reforma integral al segmento de distribución que el Ministerio de Energía ingresará en marzo próximo, y a actualizaciones en las proyecciones de requerimientos de suministro”.

En tanto, el presidente ejecutivo de Generadoras de Chile, Claudio Seebach, dijo que las licitaciones de suministro son siempre relevantes, porque permiten sostener las inversiones de largo plazo. Sin embargo, agregó que “una baja en el crecimiento económico puede redundar en una menor demanda de electricidad, no llegando a los niveles que se licitan”.

En esa misma línea, el director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera), Carlos Finat, señaló que considerando los cambios que se han vivido en el sector, podría existir la percepción de un mayor riesgo regulatorio que no estuvo presente en los procesos anteriores.

Así agregó que “de manera preliminar, parecería que los 5.880 GWh/año que están indicados en el Informe Final de Licitaciones de Suministro Eléctrico más reciente están sobre dimensionados, dados los efectos agregados del traspaso de clientes regulados a clientes libres y la evolución reciente de la demanda eléctrica que creció menos de 1% en 2019”.

Por último, en la editorial de diciembre de la consultora Systep se previó que, dado el nuevo escenario económico, con un mayor riesgo país, “está por verse si los precios que resulten de este proceso sigan la tendencia a la baja”. Se agregó que la discusión sobre el diseño de contratos y potenciales modificaciones al mecanismo de licitaciones de suministro que vendrá con la discusión de la ley larga de distribución se presenta como una incertidumbre adicional para los participantes de la licitación”