(El Mercurio de Valparaíso) Hace aproximadamente un mes la Empresa Nacional del Petróleo (Enap) partió con un proceso de participación ciudadana anticipado para reactivar el proyecto de actualización del complejo industrial Coker de la Refinería Aconcagua S.A., iniciativa que fue rechazada en noviembre de 2018 por la Comisión de Evaluación Ambiental por ser considerada «desfavorable» ambientalmente.

Sin embargo, hoy la estatal pretende revertir esa historia con un nuevo ingreso a tramitación ambiental -esta vez por Estudio de Impacto Ambiental (EIA)- acción que estaría programada para el próximo año. Esta modalidad se haría porque cuando ingresó la iniciativa a tramitación ambiental, en el año 2017, fue bajo la modalidad de Declaración de Impacto Ambiental (DIA), lo que fue criticado en el proceso de evaluación de los servicios de pertinencia medioambiental.

De acuerdo a la información entregada por Enap, «el Estudio de Impacto Ambiental se enmarca en el avance de la ejecución del Programa de Cumplimiento Ambiental comprometido con la autoridad ambiental, así como al Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica (PPDA) para las comunas de Concón, Quintero y Puchuncaví».

Bajo este principio, confirmaron que han realizado una «serie de reuniones con más de un centenar de vecinos», las que- precisó Enap- «han permitido explicar transparentemente los detalles del Estudio de Impacto Ambiental que tiene por objetivo incorporar modificaciones a algunos de los sistemas del Complejo Industrial Coker (CIC) de refinería para mejorar ambientalmente su operación, entregando mayor confiabilidad al sistema».

Aspecto técnicos

La actualización del complejo industrial Coker, según aseveraron desde Enap, tendrá «tecnología WSA en la Unidad Recuperadora de Azufre (URA 4)» e incorpora «una tercera planta de aguas ácidas», unidades que consideran una inversión de US$ 80 millones.

Con esto, afirmó la estatal, «es posible recoger las impresiones y las dudas de los vecinos antes de que ingresen (los proyectos que son parte del complejo de Coker) el próximo año a tramitación en el Sistema de Evaluación Ambiental (SEA)».

[VEA TAMBIÉN: Armada autoriza operación de Loading Master en Terminal Marítimo de Quintero de ENAP]

Sobre las especificaciones técnicas de cada uno de las iniciativas, explicaron que «la nueva URA cuenta con una mayor eficiencia en la recuperación de azufre (99,5%) y se integrará a las 3 URA existentes, conformando así un sólo Sistema de Recuperación de Azufre para la Refinería».

Mientras, reconocieron que «la planta de tratamiento de aguas ácidas (SWS, por su sigla en inglés Sour Water Stripper) colabora al funcionamiento de la unidad recuperadora de azufre y contribuye a fortalecer la capacidad de respuesta de la refinería frente a eventos ambientales».

Visión municipal

El alcalde de Concón, Óscar Sumonte, reconoció el ingreso de estos dos proyectos para la actualización del complejo de Coker y la participación ciudadana anticipada que, dijo, «sabemos que es un trabajo previo a la exigencia de un Estudio de Impacto Ambiental, porque cuando Enap Refinería presentó este proyecto al sistema lo estaban colocando sólo como declaración ambiental y eso no era lo que se requería. Por eso, hicimos nuestra presentación, se acogió la propuesta y ellos ahora tienen que someterse a un estudio».

Para el jefe comunal, la participación ciudadana anticipada que está realizando la empresa en la comuna no es vinculante a la tramitación ambiental del proyecto, instancia -recalcó- donde se verá si la idea es aprobada o rechazada medioambientalmente.

«Vamos a estar muy atentos al proceso de tramitación ambiental, por eso mantenemos en el presupuesto del 2020 a los profesionales especialistas que nos han ayudado en todo este proceso y hablan el mismo idioma que los técnicos. Vamos a estar muy atentos, la información tiene que ser abierta, muy clara, para que la comunidad pueda participar activamente», aseveró Sumonte.

Sobre el proceso, el concejal Marcial Ortiz (DC) precisó que «sabemos que Enap está actualizando el proyecto. Se está exigiendo un Estudio de Impacto Ambiental, donde están haciendo una modificación y lo reactivaron para que pueda funcionar de mejor forma con la petición medioambiental».

Mientras, la concejala Adriana Marinetti (UDI) recalcó que «yo fui a la primera participación ciudadana. Me pareció interesante, hubo mucha participación de la gente. Enap ya tiene todo listo para ingresar el proyecto a tramitación. Esto de la participación ciudadana de ahora sabemos que no es vinculante, pero es interesante saber qué se está haciendo».