(Diario Concepción) Tras la reciente aprobación de la llamada “Ley Corta de Distribución Eléctrica”, que ahora pasará a tercer trámite en la cámara baja, Claudio Roa, profesor asociado de Ingeniería Civil Electrónica de la Universidad de Concepción, analiza los cambios más relevantes de esta normativa.

– ¿Cuáles son los cambios más relevantes de la Ley Corta de Distribución eléctrica desde la perspectiva ciudadana?

– Lo más relevante es terminar con el límite de invierno que afecta a las cuentas de electricidad de los clientes reconocidos como pequeños (residenciales, principalmente). Esto traerá una disminución de las cuentas de electricidad en los meses de invierno (abril-septiembre) y podrá ayudar a mejorar las condiciones de calefacción, ya que harán más accesibles aquellos sistemas que funcionan con electricidad; mejorando de paso el aspecto ambiental de las ciudades.

– ¿Qué materias quedaron fuera de la discusión que en su visión deben ser incorporadas?

– Faltan aún mejoras para promover la generación de energía ciudadana (generación en cada casa) provenientes de fuentes de energía renovable. De esta manera se permitiría disminuir aún más las cuentas de electricidad, ya que aquellas casas o pequeños negocios podrían vender, o donar, los excedentes (energía no usada) a otros. Quizás incentivos tributarios o subvenciones pueden ayudar.

– ¿Cómo se compone hoy día el cobro de la boleta de electricidad y qué cambios se verán reflejados en ella?

– De cada 100 pesos que se cancelan en una cuenta de una casa tipo, este número se puede desglosar según: 42 pesos por consumo de energía, 36 pesos por pago de las redes eléctricas, 1 peso para las organizaciones que mantiene la seguridad de suministro de energía, 2 pesos en otros gastos y 19 pesos de IVA.

La ley aprobada recientemente que congela las tarifas hasta el año 2020, sólo hace mención a los 42 pesos por consumo de energía. Los otros valores podrían modificarse en el futuro.

[VEA TAMBIÉN: Gobierno evalúa congelar, sin recurrir al Congreso, componente transmisión de la cuenta de luz]

– ¿Considera que una discusión sobre el sistema de distribución eléctrica debe ser abordado con más tiempo?

– Sí. Se observa que la discusión se ha llevado parceladamente y, por ende, se pierde el objeto global de las modificaciones, que debiesen idealmente ir en beneficio de los consumidores. No se observa, además, que haya habido consultas a la ciudadanía acerca del balance entre la seguridad de la energía consumida, los aspectos ambientales de esta producción y el costo a pagar por estas condiciones.

– ¿Qué considera importante, que será discutido en marzo del próximo año?

– En atención a la respuesta anterior, lo que debiese discutirse el próximo año no debiese salir de un análisis cerrado en sólo algunos sectores. Se deben involucrar a la academia, las organizaciones sociales y las organizaciones de usuarios de la energía considerando fuertemente la variable regional y, desde ahí, decidir la ruta.