Con una inversión de 1,3 millones de euros, Schneider Electric Chile inauguró una planta que se especializará en la producción de soluciones de instalación domiciliaria, como interruptores y toma corrientes, además de la elaboración de armado de tableros de baja tensión e interruptores o celdas de media tensión para la distribución eléctrica. 

La inauguración fue presidida por Rafael Segrera, líder de la zona sudamericana de la compañía; Mario Velásquez, el nuevo presidente de la firma en Chile; Luc Rémont, vice-presidente ejecutivo de Operaciones Internacionales de Schneider Electric;  y Pablo Casavecchia, director industrial de la compañía en Chile y Argentina.

«Es un hito muy importante lo que está sucediendo para nuestros colaboradores y para el país y este tipo de inversión pone en el ojo de América Latina a Chile», dijo Velásquez.

Las instalaciones cuentan con 550 metros cuadrados de superficie, permitiendo la elaboración de componentes plásticos y metálicos, almacenamiento y manejo de la cadena logística, además del armado y packaging final para que los productos sean enviados al mercado extranjero

[VEA TAMBIÉN: Distribución: diputados de la comisión de Energía retoman el lunes 9 análisis de Ley Corta]

«La tecnología e innovación de estas instalaciones son de primera línea a nivel mundial. Esta planta se diferencia por su concepto de manufactura esbelta, la cual es capaz de generar productos con una alta eficiencia operacional», afirmó el nuevo director.

Más del 50% de los productos que se elaboren en suelo chileno estarán destinados a la exportación, principalmente hacia el resto de sus filiales en el extranjero, privilegiando el abastecimiento en latinoamérica. Países como Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Perú y México serán los mercados que recibirán esta producción.