(El Mercurio) El sector energético del país ha enfrentado varios cambios en los últimos meses, y se espera que se sigan profundizando. Estos abarcan tópicos como la descarbonización de la matriz y la ley corta, que busca reducir las utilidades que obtienen las empresas del rubro y que superó una nueva valla esta semana en el Senado.

A lo anterior se suma el mecanismo que estabiliza los precios de la energía, que fue tramitado en tiempo récord en e Congreso, lugar que se ha convertido en la “segunda oficina” del ministro Juan Carlos Jobet desde que asumió en junio pasado.

Junto con todas estas transformaciones, a autoridad ha tenido que liderar un sistema de planificación de protección de infraestructura crítica -en conjunto con el Ministerio del Interior y las policías-, tales como líneas de transmisión, subestaciones y bencineras, con el fin de mantener la continuidad del servicio en el país.

¿Qué importancia tiene para el sector energético el proyecto del Gobierno que busca proteger la infraestructura crítica con las Fuerzas Armadas?

“Hemos tenido muchas alertas, se han bloqueado los accesos a las centrales, a instalaciones de transmisión y de distribución, también en plantas de combustibles. Hemos tenido situaciones de riesgo en muchos casos, pero se ha hecho un muy buen trabajo para combatirlo, reducirlo y proteger el funcionamiento normal del país, pero obviamente es una área que hay que proteger, y por eso este es un proyecto tan importante”.

Hay sectores en Santiago donde se concentran varias empresas de combustible, ¿Existe una mayor preocupación por esas zonas?

“Hay varios polos de infraestructura crítica que son focos de preocupación; estamos en contacto permanente. Lo importante es que hay mucha infraestructura crítica, que hay que mantener el suministro para la población y que el Gobierno, en coordinación con las empresas, Carabineros y la PDI, están trabajando para que eso siga funcionando bien”.

“Tenemos un catastro de la infraestructura crítica, priorizado por importancia, y eso permite enfocar los esfuerzos. Los resultados han sido positivos y espero que sigan así hacia adelante. Hemos tenido cobertura de servicio eléctrico igual que en tiempos normales, pero sí ha habido ataques a muchas sucursales comerciales. En combustibles no hemos tenido ataques directos, pero sí hay muchas estaciones vandalizadas”.

[Siga leyendo esta noticia en El Mercurio]