El segundo semestre de 2020 Econssa Chile pondrá en marcha la planta desalinizadora de agua de mar para la Región de Atacama, la cual será de uso exclusivo para el consumo humano y con energía 100% renovable dedibo a un contrato firmado con la empresa Acciona.

Según los términos del acuerdo suscrito entre ambas partes (PPA o “Power Purchase Agreemen”, por sus siglas en inglés), el suministro del contrato comienza a regir a partir de noviembre de 2019, con un horizonte de largo plazo, y cubrirá la totalidad de los requerimientos de la planta desalinizadora.

“La planta desalinizadora de agua de mar para la región de Atacama es el único proyecto de este tipo que hoy está en ejecución y, por lo mismo, pondrá a disposición de los chilenos la mejor tecnología existente y también la más eficiente. El contrato que hoy firmamos con Acciona permitirá que nuestra planta opere con energía 100% renovable, eólica y solar, y junto con disminuir los costos de operación, aportar al cuidado del medio ambiente”, dijo Patricio Herrera, gerente general de Econssa Chile.

De acuerdo con lo informado por Acciona, el suministro eléctrico proporcionado “evitará la emisión a la atmósfera de 38.000 toneladas anuales de CO2 en centrales térmicas, en los primeros años de suministro, y de 69.000 toneladas anuales de CO2 en centrales térmicas, en el mediano plazo; según el mix de generación del país, base 2018 de la Agencia Internacional de Energía (IEA)”.

José Ignacio Escobar, director general de energía para Sudamérica de Acciona, señaló que el suministro procederá de las instalaciones que actualmente tiene la compañía: la planta fotovoltaica El Romero Solar, de 246 MWp, ubicada en el desierto de Atacama; y el parque eólico Punta Palmeras, de 45 MW, en la región de Coquimbo.

Adicionalmente, desde septiembre de este año se sumó a la cartera operativa de Acciona el Parque eólico San Gabriel, de 183 MW, en la Región de La Araucanía y para el próximo año la planta fotovoltaica Almeyda, de 62 MWp de capacidad, en la región de Atacama; mientras que para la segunda mitad del próximo año, está proyectado el inicio de operación de la planta solar Usya (64 MWp) en la región de Antofagasta y del parque eólico Tolpán (84 MW) en la región de la Araucanía.

[VEA TAMBIÉN: Energía solar: Crean centro de innovación de tecnologías fotovoltaicas en Atacama]

Proyecto

La planta estará ubicada en el sector de Punta Zorro, en la comuna de Caldera, y desde allí el agua (extraída del mar) será desalinizada e impulsada a los distintos puntos de abastecimiento de la población de Chañaral, Caldera, Copiapó y Tierra Amarilla, que actualmente son alimentadas por el acuífero del río Copiapó.

El proceso considera tres fases de tratamiento: tratamiento con filtros auto limpiantes, tratamiento de ultrafiltración y finalmente el proceso de osmosis inversa.

La construcción de la planta se ejecutará en tres etapas, las que una vez terminadas permitirán una capacidad máxima final de 1.200 litros por segundo (l/s) de agua tratada:

  • Primera etapa: construcción de una planta con capacidad para 450 l/s, además de las obras marinas requeridas para todo el proyecto (1.200 l/s).
  • Segunda etapa: ampliación de la capacidad en 450 l/s adicionales (alcanzando un total de 900 l/s).
  • Tercera etapa: ampliación de la capacidad en 300 l/s (alcanzado los 1.200 l/s).

El proyecto, en sus tres etapas, fue concebido con un costo total estimado de US$250 millones. El Estado comprometió el financiamiento de la primera fase de la planta desalinizadora mediante la capitalización de Econssa Chile, por parte de Corfo.

Además de las obras marinas y terrestres de la primera etapa ya descrita, la planta requiere para su operación de obras eléctricas y de nuevas conducciones.

El proyecto integral, por lo tanto, en su primera etapa, tiene un costo aproximado de US$150.000.000 e implica: EPC adjudicado a Inima-Claro Vicuña Valenzuela para la construcción de obras marinas y terrestres; proyecto eléctrico (construcción de líneas y ampliación de subestación eléctrica para el suministro y distribución) contratado a las empresas Acciona y CGE; y EPC para la construcción de las conducciones (por adjudicar).