La sala del Senado aprobó el proyecto de ley que crea un mecanismo transitorio de estabilización de precios de la energía eléctrica para clientes sujetos a regulación de tarifas, lo que permitirá anular la reciente alza de 9,2% de las cuentas de la luz, retrotrayendo el valor de estas al primer semestre de este año.

El texto que ahora va a la Cámara Baja, fue respaldado  en general con 39 votos a favor y 3 en contra , mientras que se analizó una indicación del Ejecutivo que fue rechazada.

Durante la discusión, los congresistas hicieron ver una serie de críticas al mensaje, sin embargo reconocieron que la contingencia obliga dar estas señales en pro de la economía familiar.

De hecho, se manifestó que el congelamiento de las tarifas no es más que un crédito que la ciudadanía deberá devolver a partir del 2021 y que nada asegura que dejar sin efecto el alza no impida que se reajusten los costos desde el citado año. Así se hizo ver la necesidad de hacer un cambio de fondo al mercado que presta servicios básicos y a las políticas subsidiarias del Estado.

Desde la otra vereda se reconoció que este es un primer paso a una transformación mayor que deberá hacerse al formato de “empresa modelo” pero que este análisis sólo podrá darse con el tiempo necesario, el mismo que hoy no se tiene.

 

Debate

Durante el debate intervinieron los senadores Álvaro Elizalde, Alejandro García Huidobro, Felipe Harboe, Carlos Bianchi, Yasna Provoste, Pedro Araya, Alejandro Navarro, Jorge Pizarro, David Sandoval, Alejandro Guillier, Víctor Pérez, Ximena Órdenes, Juan Antonio Coloma, Francisco Huenchumilla, Guido Girardi, Francisco Chahuán, José Miguel Insulza y José García Ruminot. A su vez hizo uso de la palabra el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet.

El presidente de la Comisión Minería y Energía, el senador Elizalde explicó la iniciativa y el debate en general y particular que se dio en esa instancia. “Los generadores no cobrarían el precio actual a las distribuidoras. No se trata de congelar las cuentas sino las tarifas desde hoy hasta el 2020, fecha a partir de la cual las tarifas bajarán definitivamente considerando las licitaciones anteriores”, explicó.

Tarifas

Agradeciendo el trabajoque se ha realizado en la citada instancia por parte de los legisladores y el ministerio respectivo comenzó su intervención el senador García Huidobro. “Desde antes del alza, nos preocupó lo que iba a pasar. En algunas regiones iba a llegar el alza hasta un 16%, y a partir de los primeros meses del 2020 iban a subir aún más. Nos parecía injusta la situación de los clientes regulados.  La norma es fijará hasta fines del 2020 las tarifas; y solo al 2021 se podrían reajustar vía IPC”, resumió.

El senador Harboe aseguró que “hubo un impacto negativo por parte de la ciudadanía cuando se conocieron las medidas anunciadas recientemente. Nos preocupa esta alza porque trabajamos en la fijación tarifaria para evitar estas situaciones, pero después ingresaron decretos que complicaron el panorama. Acá se congela o difiere el pago de la tarifa. Vamos a tener que aprobar una suspensión a la tarifa pero a partir del 2021, se van a ver incrementadas las cuentas. Hay que ser transparentes en eso”.

En la línea del legislador anterior, el senador Guillier manifestó que “este proyecto no rebaja las tarifas de la luz sino que las congela por un año. Se busca una empresa modelo y las compañías no ha tenido una conducta creíble. Estoy recordando lo que pasa en la región de Magallanes respecto a lo que pasa con el gas. Uno quiere que en estos proyectos se resuelvan realmente los problemas de la gente que no puede pagar. No se resuelve el abuso histórico de las empresas generadoras y distribuidoras”.

La senadora Provoste expresó que “en lo sustancial, es una mecanismo de estabilización que trae a valor presente, una parte de las rebajas que deben verse con las nuevas centrales licitadas. Luego a partir del enero del 2021 y junio del 2023, el precio será reajustado de acuerdo al IPC. La tarifa eléctrica a un cliente regulado tiene una serie de cargos y la componente más importantes es por energía y potencia. El problema es que este proyecto solo aborda una parte de los costos de la cuenta que es la generación. Solicito al gobierno que en la ley corta se ponga un mecanismo de estabilización en la transmisión y también en la distribución”.

 

Dudas

“Me hubiera gustado estudiar este proyecto con calma” confesó el senador Araya. Complementó diciendo que “tengo dudas en esta norma. Se parte con un supuesto que el monto de deuda de las empresas será compensado con las bajas que no se realizarán a partir del 2021, pero los montos será en dólares. No podemos predecir el precio del dólar el 2021. Las personas no pagan en dólares, puede haber una diferencia en la tarifa. El mecanismo no asegura la baja de la tarifa final porque solo se hace referencia a la generación eléctrica. Se cree que los costos de transmisión aumentarán en los próximos años, entonces es preocupante”.

El senador Navarro dijo “esto es una mentira. Se le está dando a las empresas un crédito, porque ellas pagarán en cómodas cuotas desde el 2021. Esta era el momento para decirles a las compañías que debían llegar a un acuerdo. ¿Por qué la gente debe pagar el alza del dólar? En dos años más debía bajar la luz pero eso no se podrá porque hoy se estabiliza. Es lo peor que podemos hacer. No se toca el modelo y a las grandes empresas. Esto es engañoso porque se le hace creer a la ciudadanía que se les está premiando congelando las cuentas y no es cierto. Voto en contra”.

El senador Pizarro aseguró que “había decidido abstenerme, pero ahora voy a votar a favor por un tema de responsabilidad política. El tema de fondo es reestructurar una política pública respecto a los servicios básicos y el transporte público que deben ser eficientes y baratos. Hay que ver los subsidios a la clase media y los más pobres. Esto también implica revisar cómo están operando las empresas que los prestan. Creo que con el tiempo debemos apuntar a este reestructuramiento. No hay que quedarse en la caricatura o frase cliché. Esto es insuficiente pero es un primer paso”.

Abusos

A su turno, el senador Sandoval recordó las palabras del presidente Piñera en cuanto al tema de los abusos. “Hoy vemos el congelamiento de la electricidad. Va a ser necesario sentarse la mesa para estudiar mecanismos distintos para terminar con los abusos. No es posible que un mismo profesional de salud que atiende en el sistema público actúe de manera distinta en el privado. En la región de Magallanes esta ley no nos afecta, pero estamos legislando para el país. Nosotros tenemos casos dramáticos porque no hay empresas interesadas en prestar el servicio porque hay pocos habitantes”, relató.

El senador Guillier admitió que “se entiende el contexto de emergencia y por eso aprobamos este proyecto. Si nos ponemos ahora a debatir los cambios de fondo, sigue subiendo la energía. Los precios de los servicios básicos no pueden incrementarse a diario sin tener mecanismos de contención. Acá se congela el precio de uno de los componentes de la tarifa final. Ojo con eso. Las empresas generadoras representan un 75% del costo de la boleta pero no aseguran que no habrá más alzas. Estamos atenuando la tarifa eléctrica que se podría disparar”.

“Me ha llamado la atención la calificación de fraude que se le ha dado este proyecto. Todos sabíamos el propósito de la iniciativa”. Así comenzó su intervención el senador Pérez. “También me sorprenden que los legisladores se pronuncien de esta manera si era conocido lo que iba a pasar. Hay que dejar de lado esta retórica. No hay duda que en los temas de fondo se deben debatir con cuidado como en este caso, la ley corta  y larga de distribución eléctrica. La idea es respaldar a la ciudadanía y facilitarles la vida”, recordó.

La senadora Órdenes manifestó que “me pregunto qué pasó con la ley de equidad tarifaria. La realidad cambia y quedan estos temas atrás. Ahora el tema es el costo de la vida. En mi región pagamos el mayor monto en electricidad y agua. Asumo que este proyecto debe votarse a favor porque tiene discusión inmediata pero estamos votando sin informe. Entiendo que después todo se regulariza, sin embargo se necesita tiempo para estudiar. Espero que cuando se presenten cambios estructurales sí nos den tiempo”.

Acuerdos

Luego el senador Coloma hizo énfasis en la pertinencia de utilizar el tono adecuado. “Reclamar porque se vota o no se vota, es un derecho. Pero hay que buscar los acuerdos necesarios frente a demandas múltiples. La calle no reclama por lo mismo. A todos nos gustaría más tiempo, pero hoy existe premura. Lo que ha hecho el gobierno es hacerse cargo de un tema que debió resolverse hace muchísimos años. Acá se cambia una forma de cobro y de flujos con el fin de adelantarse a contingencias futuras”, expresó.

“Vamos a votar a favor porque le alivia la carga a parte de los chilenos”. Con esa frase el senador Letelier aseguró que “el pago de lo público es un tema. No seamos indiferentes a lo que estamos viviendo. El proyecto tendrá sentido cuando analicemos la estructura tarifaria. Acá se trata a los clientes como si todos fueran iguales y no es así. Hay utilidades brutales que manejan los privados con el capitalismo salvaje que dejó de lado el sentido público de la propiedad. Hay otro problema grande con el cobro de los TAG y el uso de las carreteras”.

El senador Huenchumilla hizo un llamado a no perder la calma. “Si este proyecto se hubiera discutido hace un mes atrás, hubiéramos estado en sintonía pero el escenario de hoy es muy distinto. Qué debemos hacer para lograr neutralizar la molestia de la gente y salir de la crisis. El objetivo político es recobrar la credibilidad del Estado. Eso no lo estamos consiguiendo porque la gente sigue en la calle. El presidente manda esta propuesta social. La gente quiere que le rebajen las cuentas, pero saben también que esto es insuficiente frente a una sociedad abusiva que lleva más de 40 años”.