La transición energética y la digitalización de las redes eléctricas  son dos de los aspectos que plantea  estudio de  Bain & Company sobre cómo pueden beneficiarse las refinerías con el fin de ser las de mejor desempeño.

Dentro del análisis que realiza la compañía en torno a la transición energética, se señala que una economía baja en emisiones de carbono presenta desafíos para la industria energética, específicamente para las de refinerías que deben servir como catalizador para contribuir a la disminución de la huella de carbono de otras compañías.

Según el estudio, la superabundancia de petróleo y gas, montaje de mercado y transformación verde son los posibles escenarios de oferta y demanda para el petróleo y gas para 2030 presentados en la investigación.

[VEA TAMBIÉN: Digitalización y eficiencia energética lideran demanda laboral para ingenieros]

Por otro lado, se indica que la transición digital, destaca como una oportunidad y amenaza debido a su dificultad de implementación. La investigación revela que sólo 5% de las empresas dice haber alcanzado o superado sus expectativas, mientras que 75% afirma estar conforme con un valor diluido y un desempeño mediocre.

Dentro del potencial que se prevé a largo plazo, el estudio destaca una serie de beneficios tales como márgenes mejorados a través de sistemas de optimizan en tiempo real; procesos más eficientes al agregar IA sobre los sistemas de control tradicionales; plantas más confiables con menores tiempos de inactividad;  mejor transparencia y transacciones simplificadas en la cadena de suministro mediante el uso de blockchain; y el rediseño desde cero de las funciones de soporte simplificadas por la IA, automatización y blockchain.

Finalmente la supervivencia entre las compañías de refinerías no sólo destacan por su “hardware”, con capacidades de alrededor de 380,000 barriles por día, sino que también se trata del “software”, una cultura de alto rendimiento que enfatiza la mejora de la confiabilidad, la eficiencia energética, la innovación y la tecnología.

A su vez, el estudio destaca que las empresas tendrán éxito en cuatro áreas críticas:

  • Desarrollan una cultura de alto rendimiento lo que provocaría que las empresas tengan una probabilidad 3,7 veces mayor de ser las de mejor desempeño
  • Tornar sus avances a lo digital
  • Tener un enfoque integral para el margen de refinación, con la última tecnología de simuladores y herramientas para la optimización de las refinerías.
  • Estar pendientes a las actualizaciones de la planta y la nueva infraestructura.