(Emol) La cumbre de la COP25 que se realizará durante los primeros días de diciembre en Chile trae consigo altas exigencias para su ejecución. Una de ellas es el presupuesto de US$83 millones que implica.

Para lograr llegar a esta meta el parlamento aprobó US$35 millones de financiamiento público, mientras que la meta de más del doble se debe alcanzar a través de aportes privados.

Al respecto la ministra Medio Ambiente y quien encabeza la cumbre, Carolina Schmidt, dijo en Tele13 Radio que “vamos muy bien, tengo que agradecer porque la verdad es que ha sido un aporte extraordinario”.

Según señaló la titular, se está llegando a casi los US$100 millones, de los cuales casi 18 provienen del aporte privado. “Lo que nos pasa, es que una parte importante del aporte está siendo entregado en bienes y servicios, por ejemplo se electrificó todo, pero igual necesito efectivo para pagar por ejemplo a la productora que nos está armando todo”.

“Entonces me quedan unos milloncitos todavía que necesito así que paso mi llamado a algunos actores para que sigan aportando para esto”, agregó. De acuerdo a lo que dijo Schmidt le faltan US$4 millones que “vendrían muy bien” para algunos detalles que van quedando. “Pero estoy muy contenta porque los recursos han superado con creces a los requerimientos que teníamos”, aseguró.

Disminución del 45% de las emisiones de carbono para el 2030

Acerca de la nueva propuesta de Contribución Nacional Determinada (NDC) que plantea una reducción de 45% de los valores de emisión de gas de 2016 para 2030, gremios y empresarios han criticado el proyecto por no ser claro, trayendo dudas a los sectores privados.

Ante esto Schmidt respondió que el desafío interpuesto por el Gobierno es “una meta ambiciosa porque está basada en lo que la ciencia nos está pidiendo, es clara y es posible”. Asimismo la ministra aseguró que la meta se llevará a cabo a través de 13 medidas, entre las cuales se encuentra el retiro de las centrales carboneras, electrificación del transporte, desarrollo de infraestructura vial, elevar el uso de electricidad y el reemplazo de carbón por gas natural.