(Diario El Sur) Así como la electromovilidad ha ido ganando terreno, existe desde un tiempo otro sistema que permite reducir o eliminar el uso de la bencina o el diésel, que es la utilización de gas natural comprimido (GNC) y gas licuado de petróleo (GLP) en vehículos livianos, cuya utilización permite una reducción de costos en combustible de alrededor de un 35%.

Además, esta conversión presenta beneficios ambientales dado que ambos emiten entre un 9%  y 19% menos CO2 que la gasolina  y entre un 15% y 24% menos que el diésel.

 Sin embargo, hasta ahora la normativa del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones permitirá a los vehículos comerciales y taxis ser adaptados o convertidos a vehículos duales ayudado a operar a gasolina o gas.

Pero con el punto 35 de la Agenda de Reactivación Económica esto va a cambiar, pues con una modificación al reglamento eliminará las restricciones existentes y posibilitará que los vehículos particulares con antigüedad no superior a 5 años puedan ser también a gas.

[Siga leyendo esta noticia en el Diario El Sur]