Acelerar el proceso de descarbonización del sistema eléctrico, de 2040 a 2030, con el retiro de las unidades a carbón, implicaría el reemplazo promedio de unos 3.600 MW de generación base al año, el cual podría ser realizado por fuentes de energías renovable, entre las cuales están la geotermia, las hidroeléctricas de bombeo, la concentración solar de potencia y la energía fotovoltaica con sistema de acumulación.

Así lo señala el «Estudio Prospectivo Escenario de Descarbonización 2030», realizado por KAS Ingeniería para Chile Sustentable, el cual fue publicado en mayo pasado y que ahora se enmarca en el debate para ver la posibilidad de acelerar la meta de descarbonización, pensando en las metas de la COP25, que se realizará entre el 2 y 13 de diciembre.

Al respecto, el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, señaló que están conversando con las empresas generadoras que cuentan con termoeléctricas a carbón, para ver si hay espacio a fin de acelerar el proceso de retiro de las unidades.

[VEA TAMBIÉN: Gobierno inicia diálogo para adelantar cierre de carboneras y eléctricas se abren a analizarlo]

A fines de septiembre la Cámara de Diputados aprobó un proyecto de acuerdo en que se solicita al Presidente Sebastián Piñera la reducción de los tiempos en el plan de descarbonización, en cuyo debate se mencionó el estudio de KAS Ingeniería para Chile Sustentable.

El documento propone 2030 como el año límite para el cierre del parque generador a carbón, por lo que propone el reemplazo de esta fuente energética por otras tecnologías, instalando 2.200 MW de potencia en plantas fotovoltaicas, 1.152 MW de plantas eólicas, 2.700 MW en centrales de concentración solar de potencia y 890 MW de geotermia «con sus correspondientes factores de planta, con una inversión actualizada (al año 2022) de US$15.407 millones».

«La conclusión principal del estudio es que el sistema eléctrico puede desarrollarse eficientemente
logrando mantener la suficiencia y la seguridad de servicio, requiriendo inversión en transmisión y
tecnologías de generación eficientes tales como solar fotovoltaica, eólica e hidroeléctrica,
acompañado de fuentes flexibles, tales como CSP e hidrobombeo», señala el estudio.