(El Mercurio de Antofagasta) El proyecto WaraQocha, (en lengua aymara “Lucero de Mar”), pretende transformar la fuerza del oleaje en el borde costero de Antofagasta, en energía eléctrica.

La iniciativa es parte de un convenio de colaboración entre la Universidad Católica del Norte (UCN) y la Empresa Portuaria de Antofagasta (EPA).

“Es un trabajo que, sin lugar a dudas, aportará al desarrollo de la región y el país, desde la sustentabilidad, concepto que se vincula con nuestros lineamientos estratégicos como compañía, en este marco, el proyecto permitirá mantener el funcionamiento del faro de Puerto Antofagasta de manera autónoma y posee un gran potencial en cuanto a su aplicación en otras faenas portuarias”, señaló Carlos Escobar, gerente general de la EPA.

[VEA TAMBIÉN: ¿Cuáles son las potencialidades de las energías marinas en Chile?]

Además, el ejecutivo agregó que “Trabajamos constantemente para modernizar nuestras instalaciones y hacer más eficientes la cadena logística por Puerto Antofagasta, la aplicación de energías renovables no convencionales es un compromiso con el medio ambiente, así como también continuar apoyando a las instituciones que las desarrollan”.

El Gobierno Regional aportó $340 millones a la UCN para la puesta en marcha de este proyecto.