Alzas entre 7% y 15% en las cuentas de luz para clientes residenciales estimó la consultora Emoac Energy Group junto al Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Santiago para este semestre, con los cálculos realizados a partir de la tarifa BT-1 y un consumo promedio de 180 kWh, siendo la comuna de Arica la que registraría un mayor aumento en su tarifa.

Mauricio Olivares, director ejecutivo de Emoac Energy Group, señala a ELECTRICIDAD que esta estimación se realizó en el contexto de la actualización semestral de tarifas de clientes regulados, en que la Comisión Nacional de Energía culminó el proceso de informe técnico definitivo de precio de nudo promedio, que ya se encuentra en la Contraloría General de la República para la toma de razón del decreto que actualizará las cuentas eléctricas de estos clientes.

«El decreto de precios de nudo promedio, responde a la actualización de los precios de los contratos de suministro de energía resultantes de las licitaciones. En esta ocasión el cálculo resultó con alza en las cuentas de luz que variaran entre un 7% y un 15%, dependiendo de la comuna», sostiene el especialista.

«Así, por ejemplo para clientes residenciales las alzas en la región metropolitana llegarán al 11% en la comuna de Maipú, y al 8% en Santiago centro. Mientras que en regiones las variaciones serán diferentes. Así en La Serena será del 9%, Arica, 15% y Puerto Montt 12%», precisa.

De acuerdo a Olivares, el impacto es diferente en cada comuna, «puesto que los precios de la energía por empresa distribuidora responden a los contratos que la distribuidora local tenga suscrito, además de la existencia de cargos de transmisión zonal y valores agregados de distribución diferentes. Todos estos factores en su conjunto hacen variar la cuenta de los clientes».

 

El consultor explica que la variación de los precios de los contratos «responde al cambio del precio el dólar, indexación de los precios de los contratos al CPI (IPC estadounidense) y a la incorporación de los saldos de periodos anteriores que no fueron recaudados. La combinación de estos tres factores ha resultado en el alza en los precios de la energía y por lo tanto en la cuenta final de los clientes».

«Si bien ante una baja del precio del dólar los precios de la energía tenderán a estabilizarse, será en 2021 donde se verá una reducción relevante entre 5%-10%, para ya en 2025 reducciones mucho más potentes que serán superiores al 25%. Lo anterior producto de los precios bajos que se empezaron a adjudicar en las licitaciones desde el 2015 y que responden a contratos en su mayoría de energía renovable», afirma Olivares

A su juicio, las cuentas actuales de los clientes «son el final de un periodo de transición de la industria eléctrica, que sirvió en su momento para asegurar el suministro de energía y dar paso a una nueva matriz más limpia, de la cual ya tenemos una parte en operación».