(La Tercera) Reducir las emisiones de contaminantes hacia la atmósfera se ha transformado en una prioridad de las distintas entidades del país, y eso incluye a los operadores del Sistema de Transporte Público Metropolitano RED, quienes durante el último tiempo han avanzado en adquirir buses con la menor cantidad de contaminantes. El Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones(MTT) actualmente exige a las empresas que la tecnología mínima de los vehículos que se adquieren para ingresar al sistema sean Euro VI.

Lo anterior quiere decir que los buses adquiridos que funcionen con diésel deben tener la mejor tecnología. La otra alternativa es incorporar vehículos eléctricos, con cero emisiones. Y ahora, una tercera opción será presentada por el operador STP del ex Transantiago: los buses a gas natural.

La empresa, en conjunto con el MTT, presentará mañana el primer bus con esta tecnología que se integrará al sistema de transporte en la Región Metropolitana. En contraste con un vehículo a diésel de similares características, este bus permite reducir aproximadamente un 80% las emisiones de material particulado, un 70% las de metano y un 90% las de óxido de nitrógeno (NOx), siendo este último un gas que contribuye a la destrucción de la capa de ozono y la generación de smog.

Luis Barahona, gerente general de STP, dijo que la incorporación de este bus “corresponde a un plan piloto que se enmarca en nuestra política de pruebas permanente de tecnologías amigables con el medio ambiente”.

Laboratorio de tecnologías

El bus comenzará a operar a finales de agosto y será parte del recorrido 104 de RED, por las comunas de Puente Alto, La Florida, Macul, Ñuñoa y Providencia. Tiene una velocidad máxima de 85 km/h. y una capacidad tope de 101 pasajeros, de los cuales 30 pueden ir sentados. Además, presenta aire acondicionado, calefacción, puertos USB y cámaras de seguridad al interior y exterior del vehículo.

“Santiago se ha transformado en unlaboratorio de prueba para diversas tecnologías”, expresó la ministra del ramo, Gloria Hutt. El bus a gas se suma a otros vehículos que han circulado por Santiago a modo de prueba: un bus eléctrico con características de tranvía, otro de dos pisos y dos articulados eléctricos.

“Este piloto pretende evidenciar si este tipo de combustible es una alternativa eficiente en el transporte público”, agregó la secretaria de Estado.

[VEA TAMBIÉN: “El gas natural permitiría mitigar los graves problemas de contaminación ambiental”]

Emisiones cero

Este bus, que se carga entre seis y ocho minutos, tiene un estanque con una capacidad de 270 metros cúbicos y un motor de encendido por chispa, ubicado en su parte trasera, el cual permite que se queme el combustible por completo. “Cuenta con el motor de combustión interna más limpio del mundo. Hemos buscado incorporar nuevas tecnologías para apoyar el plan de descontaminación”, explicó Francisco Ananias, gerente comercial de Vivipra, empresa que trajo este bus en conjunto con Metrogas y Cummins.

A pesar de que reduce las emisiones, Carlos Melo, ex subsecretario de Transportes, sostuvo que “el introducir esta tecnología, cuando el objetivo debiese ser migrar a cero emisiones, me parece irrelevante”.

La ex autoridad y actual director del Centro de Ingeniería y Políticas Públicas de la USS agregó que la estructura actual de impuestos que tiene el gas tiene mayor valor que el diésel. “Hay una reducción de emisiones, pero que no se acerca al cero emisiones y que además tiene un valor mayor (de operación) a los buses diésel”.

¿Por qué entonces un operador apostaría por esta nueva tecnología? El experto explicó que “la única posibilidad” sería que en la licitación se “asegure un mayor puntaje a la hora de postular” con este tipo de vehículos. “Ese es el único rango donde podría ser atractivo”, sentenció Melo.