(La Tercera-Pulso) La comisión investigadora de la Cámara de Diputados que indaga la fallida implementación de los medidores inteligentes en el país, recibió hoy a los principales actores de la industria eléctrica: el gerente general de Enel Distribución, Ramón Castañeda; y el country manager de CGE, Luis Zarauza, y el secretario ejecutivo de Empresas Eléctricas, Rodrigo Castillo.

Este último enumeró las diversas ocasiones en que se planteó este tema en el debate público, como también las gestiones de la autoridad al respecto. Asimismo, señaló que los medidores inteligentes son una tendencia mundial, pues en los países de la Ocde ya se llega a un 25% de cobertura de medidores inteligentes, mientras que en Chile solo está en 1,6%.

“En el primer mandato de Sebastián Piñera, en forma explícita se señala que se fomentará el uso de medidores inteligentes que permitan el prepago, la tarificación flexible y el netmetering. Entonces, hace una década estábamos discutiendo el uso de esta tecnología”, dijo Castillo.

“Esto ha sido una política de Estado desde el año 2010, siendo discutida transversal y transparentemente”, agregó.

A modo de mea culpa, Castillo reconoció que en la implementación de los medidores inteligentes “evidentemente ha tenido dificultades que deben reconocerse y abordarse”.

[VEA TAMBIÉN: Jobet señala que se continuará el trabajo para el recambio de medidores inteligentes]

“Probablemente, con la experiencia que todos hemos tenido con posterioridad a la implementación de esta política, vimos cosas distintas. Pero seguimos creyendo que esta política pública era correcta en su origen y que en el futuro será necesaria”.

En tanto, Luis Zarauza de CGE, planteó que la férrea oposición ciudadana hizo imposible concretar el cambio de medidores.

“Al inicio de la polémica, ya dijimos que valía la pena reestudiar la implementación, dada la oposición ciudadana. Por tanto, no pensábamos que se pudiera acometer un proyecto que se valoraba en US$1.000 millones, y proponíamos reestudiar el despliegue hasta convencer a la ciudadanía”, dijo Zarauza.

Agregó que el rechazo a los medidores ha supuesto un daño importante en el sector y distribución en general. Por lo tanto, “tenemos que hacernos cargo de comunicar cuáles son las ventajas y los inconvenientes que también existen en este tipo de tecnologías”.

Desde Enel Distribución, Ramón Castañeda explicó porqué ellos han implementado la tecnología desde 2011. “Lo que va a exigir el anexo técnico no tiene que ver con la certificación de la medida, que la hace la SEC y que la tenemos desde 2011”. Además, dijo, que están impulsando la tecnología, porque “ya teníamos el convencimiento que en Italia había sido una tecnología que permitía mejorar la calidad”.