(Emol) La ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, valoró la aprobación de la idea de legislar la reforma al Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA).

La iniciativa, que fue visada por 7 votos a favor y 6 en contra en la comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, ahora deberá ser discutida en particular, mientras que se dio un plazo de dos semanas para presentar indicaciones.

La secretaria de Estado expresó estar “muy contenta” con la aprobación, y aseguró que se trata de “una reforma muy importante, que permite descentralizar llevando la toma de decisiones a las regiones para la evaluación de los proyecto, también aumentando fuertemente la evaluación ciudadana permitiendo a todas las personas poder tener participación para evaluar los proyectos que van a ser realizados”.

También destacó que “este proyecto establece muy fuertemente que se aumente el componente técnico para que los proyectos sean evaluados en su mérito, y podamos tener una tramitación que cuide el medio ambiente, que permita la participación y que sea más rápida y que dé certezas a todos los participantes”.

[VEA TAMBIÉN: Inversión de proyectos en trámite ambiental sube 54% a US$15.507 millones en enero-junio]

Asimismo, la ministra Schmidt defendió la reforma ante las críticas de los parlamentarios de la oposición, que cuestionaron que se haya eliminado la Participación Ciudadana Anticipada (PACA), lo que le restaría capacidad de participación a las personas.

“Hoy día el sistema no permite la participación ciudadana en la mayoría de los proyectos, porque todas las vías de declaraciones de impacto ambiental, que son la mayor parte de los proyectos, no tienen participación ciudadana, salvo en aquellos que demostraban que tenían carga ambiental. (Con el proyecto) basta que 20 personas pidan participación ciudadana para tenerla en un proyecto, por lo tanto todos van a tener la posibilidad de participar”, afirmó la ministra.

Sobre el cuestionamiento que hizo el presidente de la comisión de Medio Ambiente, Félix González, sobre que la eliminación del comité de ministros le resta opciones administrativas a las reclamaciones de las comunidades de las regiones, Carolina Schmidt fue enfática en asegurar justamente lo que hace el proyecto es “eliminar la instancia más centralizadoras del sistema actual”.

“Al final las comisiones regionales no son la instancia de decisión, sino que finalmente está el comité de ministros que es la instancia centralizada que toma las decisiones, y que el proyecto, para fortalecer la decisión de las regiones, elimina, y genera así en la instancia regional la instancia administrativa”, dijo.