(La Tercera-Pulso) A pesar de que hace tan solo un mes la megalínea eléctrica Cardones-Polpaico entró en operación, ya se pueden ver efectos, todos ellos positivos. Según datos del Coordinador Eléctrico Nacional, hasta mayo el costo marginal (valor al que se transa la energía entre las generadoras) mostraba un desacople entre la zona norte, central y sur, con valores promedio de US$51,1 por MWh, US$68 y US$66,4, respectivamente.

Sin embargo, desde junio el panorama tuvo un giro. La línea de transmisión, que va desde la Región de Coquimbo hasta la Región Metropolitana, ayudó a que las barras de las distintas localidades se acoplaran. Por ello, en lo que va del mes el costo marginal en la zona norte promedia US$48,7 por MWh, US$52,6/MWh en el centro y US$49,4/MWh en el sur. En este último caso el descenso es de 25,7%, en el norte, de 4,5% y en el centro, 22,7%.

Otro beneficio que tuvo la entrada de operación de Cardones-Polpaico -que permitió de manera real unir los antiguos Sing y SIC en un solo sistema- fue que se dejó de verter energía, en su mayoría renovable, que no lograba ser inyectada al sistema por la falta de infraestructura de transmisión. Así, mientras en mayo el 2,3% del total de producción no pudo entrar al sistema y se perdió, en junio el 100% de lo que se generó en la zona fue trasladado en las líneas.

Esto fue celebrado por el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, quien dijo que esto “es una excelente noticia que viene a reforzar la importancia de esta línea para revertir el escenario de congestión que venía presentándose. Lo anterior es de mucha relevancia, pues da cuenta de que el proceso de planificación de la transmisión que se realiza anualmente obedece a necesidades que urge satisfacer con prontitud para que el sistema funcione correctamente en beneficio de las personas, fin último de la regulación eléctrica”.

Desde la industria también se valoró el efecto de la puesta en marcha de la línea. Así lo indicó el presidente ejecutivo de Generadoras de Chile, Claudio Seebach. “Evitar o minimizar los desacoplamientos gracias a la puesta en servicio de Cardones-Polpaico es una gran noticia, ya que previo a esta puesta en servicio se generaban diferencias importantes de los precios spot de la energía entre el norte y el centro-sur del país, y vertimientos de energía renovable de bajo costo variable de producción”, señaló.

[VEA TAMBIÉN: Línea Cardones-Polpaico ya transporta 1.400 MW al sistema eléctrico nacional]

En la misma línea, el director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera), Carlos Finat, sostuvo que “la puesta en servicio e inauguración de la línea nos parece muy positiva. La construcción de esta línea, y especialmente su tercer tramo, venía con un significativo atraso que generó pérdidas a empresas generadoras ERNC tanto por limitaciones que se le impusieron a su generación, como por vender su energía a precio cero debido al desacople que afectó por largos períodos a centrales del norte chico. Los desacoples, aunque siguen ocurriendo ocasionalmente, se han reducido de manera notable”.

En tanto, el académico y director de la consultora Systep, Hugh Rudnick, destacó la importancia de la línea, ya que “realmente acopla ambos sistemas”. Sin embargo, señaló que es un anticipo de tiempos difíciles en el desarrollo de megaproyectos en corriente continua que integrará más el norte con el sur y que “no será fácil con la experiencia de Cardones-Polpaico, por la oposición de las comunidades”.

Por último, la gerenta general de la consultora Energética, María Isabel González, dijo que las líneas de transmisión son “muy importantes para que puedan instalarse las centrales que dependen de recursos renovables, ya que ellas deben instalarse donde se encuentran los recursos, que no corresponden necesariamente a lugares cercanos a los centros de consumo”.

Descarbonización

Los efectos de la entrada en operación de Cardones-Polpaico ponen de manifiesto la necesidad de ir fortaleciendo el sistema de transmisión en los próximos años, más aún en el contexto del plan para descarbonizar la matriz.

Esto también se ve reflejado en la importancia que le da la autoridad al asunto. “Resulta necesario construir las líneas de transmisión que sean necesarias para aprovechar dicha energía (ERNC), transportándola desde los lugares ricos en dichos recursos a los lugares en donde se consume”, complementó Jobet. Precisamente, la Comisión Nacional de Energía (CNE), está impulsando una nueva línea, la primera en corriente continua (HVDC), paralela a Cardones-Polpaico y que costará US$1.300 millones.