Los sistemas de almacenamiento de energía con baterías son una de las alternativas que más apoyan la estabilidad del sistema eléctrico, posibilitando una mayor inserción de energía renovable variable sin comprometer la estabilidad de los sistemas eléctricos de potencia.

Así lo indicó Claudia Rahmann, académica del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Chile, en el marco del Mes de la Energía que organiza Colegio de Ingenieros, donde se analizó la localización de equipos de almacenamiento en baterías, considerando criterios de seguridad.

En la jornada tambien expuso Frank Dinter, director de Fraunhofer Chile Research- Center For Solar Energy, quien planteó el almacenamiento en sales fundidas como una alternativa para el almacenaje de energía térmica en plantas convencionales.

Según Rahmann, para evitar futuros problemas de estabilidad en los sistemas eléctricos de potencia  con altos niveles de energía renovable variable, “se deben explorar nuevas tecnologías y desarrollar estrategias de control novedosas capaces de contrarrestar los efectos negativos que estascentrales puedan tener”.

A su juicio, una tecnología prometedora son los sistemas de almacenamiento de energía con baterías BESS, pues “podrían apoyar a la estabilidad del sistema mediante la inyección de corrientes de cortocircuitos durante las fallas usando una estrategia de control apropiada”.

“Si varios módulos BESS se localizan de manera estratégica en la red, se puede mejorar la robustez del sistema eléctrico de potencia, aunque se haya reducido la inercia en el sistema”, señaló Rahmann.

“En el futuro, la capacidad de apoyo a la estabilidad debería ser remunerada en el marco de los servicios complementarios, de forma de ser una opción atractiva para los inversionistas de BESS. Esto permitirá lograr una inserción masiva de ERNC sin comprometer la estabilidad de los sistemas  electricos de potencia”, concluyó la académica.