(El Mercurio) Estamos rodeados. Una bandada de torcazas descansa sobre un roble. Si se pone atención, el canto de un rayadito se escucha desde el bosque. Una garza grande pasa volando a nuestra derecha; a la izquierda, cientos de taguas descansan en el agua y un poco más allá se pueden ver unas gaviotas dominicanas.

En el embalse artificial del Parque Angostura (Región del Biobío), que es parte de la central hidroeléctrica Angostura de Colbún, los pájaros se han convertido en los vecinos más numerosos.

[Sigue leyendo este tema en la edición impresa del diario]