(La Tercera-Pulso) Casi la mitad de la electricidad mundial provendrá de energías renovables en 2050, a medida que los costos de la energía eólica y solar y el almacenamiento de baterías sigan cayendo.

Este gran cambio que ocurrirá en las próximas tres décadas se producirá al tiempo que la demanda eléctrica subirá 62% e inversionistas inyecten US$13,3 billones a nuevos proyectos, según un informe publicado este martes por BloombergNEF.

El alejamiento de los combustibles fósiles tiene grandes implicancias para los mercados energéticos y la lucha contra el cambio climático. La energía eólica y solar y las baterías están por permitir que el sector eléctrico cumpla con su parte en la disminución de emisiones requerida en virtud del Acuerdo de París, al menos hasta 2030, según BNEF.

No obstante, después de eso los países necesitarán otras tecnologías para hacer reducciones más profundas a un costo razonable, comentó Matthias Kimmel, analista principal del informe.

“Para que las emisiones estén donde queremos, necesitamos algo más”, señaló Kimmel. En 2050, la energía solar y eólica aportará casi el 50% de la electricidad mundial, mientras que la hidroelectricidad, la energía nuclear y otras fuentes de energía renovable inyectarán otro 21%, consigna BNEF.

El carbón será el gran perdedor en el sector eléctrico, ya que su participación en la generación mundial se desplomará desde el 37% actual al 12% en 2050, de acuerdo con BNEF.

Esos otros recursos renovables podrían incluir sistemas geotérmicos, celdas de combustible y dispositivos que recolecten energía de las olas y las mareas, pero no está claro cuál será la opción más económica a gran escala y podrían desarrollarse otras tecnologías de baja emisión de aquí a 2030.

[VEA TAMBIÉN: Enel solicita autorización para adelantar retiro de central a carbón Tarapacá]

Emisiones

BNEF pronostica que muchas naciones pueden reducir emisiones del sector eléctrico hasta 2030 en línea con los objetivos establecidos en París para limitar el aumento de las temperaturas mundiales a 2 grados centígrados (3,6 grados Fahrenheit). Pueden hacerlo sin subsidios adicionales para la energía solar y eólica, agregó BNEF.

Desde 2010, el costo de la energía eólica ha caído un 49% y el de la energía solar se ha desplomado un 85%, según BNEF. Eso las hace más baratas que las nuevas plantas a carbón o gas en dos tercios del mundo. Los costos de almacenamiento de baterías, en tanto, han bajado 85% desde 2010.

Si el mundo quiere eliminar completamente las emisiones de gases de efecto invernadero en el sector eléctrico, tecnologías como captura y almacenamiento de carbono, energía de hidrógeno y plantas termosolares competirán para aportar alrededor de 13.000 teravatios por hora de generación para 2050, añadió BNEF.

Eso equivale aproximadamente a la mitad de la electricidad total producida en la actualidad. Incluso si todos los países eliminan las emisiones del sector eléctrico, todavía hay una gran cantidad de gases de efecto invernadero que proviene de automóviles, camiones, barcos, aviones, sistemas de calefacción y agricultura.