(La Tercera-Pulso) El Gobierno del presidente Mauricio Macri apuesta al desarrollo de la formación ubicada en la provincia patagónica de Neuquén para dejar de importar energía y convertir al país en exportador neto de hidrocarburos, lo que resultaría en una nueva fuente de ingreso de divisas.

“Necesitamos ese gasoducto, que se licita en julio”, afirmó Macri durante una presentación en el precoloquio del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA), en la ciudad de Neuquén, capital de la provincia homónima.

Por su parte, la fuente detalló que la licitación será en la primera mitad del próximo mes, que se adjudicará a inicios de octubre, y que el gasoducto se extenderá desde la cuenca neuquina hasta un lugar cercano a Rosario o la ciudad de San Nicolás, ambas sobre el Río Paraná.

El Río Paraná es la vía por la cual salen el 80% de las exportaciones del poderoso sector agropecuario argentino.

“Las empresas harán sus propuestas de trazas y de tarifas”, agregó la fuente que pidió no ser identificada.

Vaca Muerta es una formación del tamaño de Bélgica ubicada mayoritariamente en Neuquén y que podría albergar una de las mayores reservas de hidrocarburos no convencionales del mundo.

[VEA TAMBIÉN: Las exportaciones de gas de Vaca Muerta prometen US$1.380 millones]

Ley de previsibilidad de exportaciones

Por otro lado, el presidente Macri también anunció a los empresarios petroleros reunidos en el precoloquio de IDEA que el Gobierno impulsará una ley para dar previsibilidad para las exportaciones de gas a largo plazo.
“Tenemos que ir al Congreso y sacar una ley que diga cómo vamos a poder exportar los próximos 30 años gas y comprometernos en contratos a largo plazo”, explicó Macri.

La fuente de la secretaría de Energía explicó que la ley, que recién se está empezando a discutir con el sector privado, busca dar garantías a largo plazo a las empresas para que puedan comprometerse a construir las plantas de licuefacción que permiten la exportación de gas natural y que tienen un costo de entre US$4.000 y US$5.000 millones.

La actual ley de hidrocarburos exige que las empresas garanticen el abastecimiento doméstico antes de poder exportar.

“Hay que encontrar un camino en el medio. Si estoy seguro que tengo reservas probadas suficientes como para abastecer al mercado interno, puedo dar alguna garantía de permiso de exportación a largo plazo”, explicó la fuente.