(Diario El Sur) Ripley y Colbún suscribieron un contrato de abastecimiento de energía de suministro eléctrico con energías renovables para 27 tiendas a lo largo del país, el edificio corporativo y centros de distribución, el que entró en vigencia el pasado 1° de mayo.

Gracias a este contrato, se suministrará con energía limpia, incluyendo fuentes de energía hidroeléctrica, solar y eólica a casi el 60% de sus tiendas, lo que se traduce en un suministro aproximado de 90 GWh/año, lo que corresponde a más del 60% del consumo de Ripley. Para graficarlo de otra forma, estas cifras son equivalentes a emisiones de gases de efecto invernadero por un volumen de 45.000 toneladas anuales de CO2 (considerando el factor de emisiones el Sistema Eléctrico Nacional en 2018), lo que es igual a sacar de operación cerca de 11.250 vehículos al año.

[VEA TAMBIÉN: Colbún insiste en pedir más transparencia en el creciente mercado de clientes libres]

En tanto, Thomas Keller, gerente general de Colbún, indicó: “La suscripción de este contrato es consistente con la visión de Colbún de crecer en energías renovables, donde tenemos una hoja de ruta que, una vez materializada, nos permitirá bajar nuestro factor de emisiones al año 2030 en un 47% respecto a 2018. Pensamos que el desarrollo de un mercado de clientes libres, ocurrido en los dos últimos años, ha creado valor para nuestros clientes, para Colbún y para el país, promoviendo un mercado eléctrico competitivo y con una creciente presencia de energía renovable”.

La adjudicación de la licitación del suministro eléctrico establece que Colbún certificará que la energía utilizada por Ripley provendrá de fuentes que no generan emisiones, condición que será verificada anualmente por un auditor independiente.