(Diario de Atacama) Con el fin de que en un futuro las personas puedan auto producir y distribuir la energía que utilizan, acabando con el monopolio de las distribuidoras energéticas, el proyecto multinacional «I+D» financiado por el fondo Europeo Eranet y agencias latinoamericanas entre las que se encuentra Conicyt, entró en su fase final de estudio.

El proyecto, que se encuentra en su último año, es llevado a cabo por una red de investigadores de Letonia, Rumania, Brasil y Chile, este último liderado por el decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Atacama (UDA), Dante Carrizo, el cual tiene por objetivo crear y desarrollar una plataforma tecnológica que permita simular y modelar el comportamiento de los consumidores de energía eléctrica, el cual se sitúa en un contexto denominado como «ciudad inteligente».

«Dentro de los aspectos más importantes de las ciudades inteligentes esta la eficiencia energética y dentro de ese aspecto, el proyecto intenta interpretar una situación futura del uso de la energía por los consumidores y como interactúan con los distribuidores de energía», explicó Dante Carrizo.

Monopolio

Una de las finalidades de I+D, es acabar con el monopolio de las distribuidoras energéticas, no como un objetivo antojadizo, sino como a consecuencia de que la gente tenga la oportunidad de producir y distribuir su propia energía.

«Nosotros estamos modelando una situación futura en la cual no exista un monopolio de distribución energética, en donde todas las personas puedan ser consumidoras, productoras y distribuidoras de su energía», amplió el decano.

Agregando que «yo podría colocar celdas fotovoltaicas en mi casa, pudiendo utilizar para mi consumo esa energía, pero si me sobra lo puedo inyectar al sistema de distribución cobrando por ella (…) la auto producción de energía es algo que ya es una realidad, pero lo que aun falta, es que hacer con la energía sobrante si no se ocupa toda para ser re utilizada».

[VEA TAMBIÉN: La apuesta de la generación distribuida]

Enchufes inteligentes

Polémica a provocado en los últimos meses la posible incorporación a las casas chilenas de los «medidores inteligentes», que abrió el debate por el cobro y uso de estos aparatos. Por lo mismo, desde I+D, apuestan por la creación de un prototipo de «enchufe inteligente», más allá de los medidores inteligentes.

«La diferencia con los medidores, es que el enchufe inteligente te permite describir el comportamiento de los usuarios a nivel de casa, cuanto se consume y en que horarios. Es mucho más fino el grano que trabaja con respecto a los medidores, porque se podrá medir el uso de cada enchufe de las casas», enfatizó Carrizo.

Junto a ello, desde el proyecto proponen junto con la aplicación de estos enchufes, una aplicación electrónica que cada usuario pueda tener en su celular o computadora para tener un rastreo de su consumo energético a nivel hogar.

Así lo ejemplifica, finalmente, Dante Carrizo, explicando que «si se le queda encendida una estufa en la casa, la podrá apagar de donde quiera se esté con su celular. Lo relevante de estos enchufes, es que transmitirán información de los dispositivos en el momento exacto en el que estén enchufados».

Concluyendo que «en el futuro próximo se prevee que las casas se construyan estandarizadamente con los enchufes inteligentes, algo hecho de fábrica y apostando absolutamente a la tecnología e innovación».

El proyecto I+D, del cual es parte la UDA, se encuentra en su tercer y último año de investigación, del cual han publicado 8 artículos científicos a nivel internacional, siendo el de mayor aporte dentro de la Universidad.