(El Mercurio) Una nueva estrategia está buscando impulsar el Gobierno para superar la crisis en torno al cambio de medidores inteligentes y el impacto en tarifas de este proceso para los usuarios.

Por segunda vez, la propuesta de solución provino desde La Moneda. Fue el lunes, en la antesala de su viaje a China, que el Presidente Piñera mandató a la ministra de Energía, Susana Jiménez, que le pidiera a las distribuidoras eléctricas explorar una fórmula para reintegrar a los clientes una porción de las tarifas que han pagado y que corresponden al polémico cambio, que es parte de la Norma Técnica de Calidad de Servicio.

[Siga leyendo esta noticia en El Mercurio]