La ministra de Energía, Susana Jiménez, anunció que la instalación de los llamados medidores inteligentes se podrá realizar de forma voluntaria, por lo que se efectuará un cambio en la Norma Técnica de Distribución, extendiendo el plazo para hacerlo, de siete a nueve años.

La secretaria de Estado, junto al ministro secretario General de la Presidencia, Gonzalo Blumel, informó que además se ingresará al Congreso un proyecto de ley corta que busca disminuir la rentabilidad de las distribuidoras.

Rentabilidad

De acuerdo a Jiménez, la idea de la iniciativa legal es asimilar a las empresas de distribución “a otros sectores regulados, en los cuales se calcula la tasa de rentabilidad adecuada para el sector y se establece un piso de 6%”.

“Todos estos cambios se proponen con el objetivo de mejorar la calidad de servicio, reducir los costos de la energía para los chilenos y cuidar nuestro medio ambiente”, dijo la ministra.

Los anuncios de las autoridades fueron realizados después de asistir a la Comisión de Minería y Energía del Senado donde se analizó la instalación de los llamados medidores inteligentes.

[VEA TAMBIÉN: Buscan bajar rentabilidad de empresas eléctricas tras polémica por medidores]

Medidores

La ministra indicó que la responsabilidad del cambio de los medidores eléctricos “se mantendrás en las empresas, sin perjuicio de que la aceptación por partes de los clientes será voluntaria”.

“El recambio se iniciará con los medidores que son propiedad de la empresa, lo que permitirá a los hogares descontar de inmediato ese cobro. Adicionalmente, las compañías deberán priorizar los hogares que tengan sistema de generación-distribuida, nuevos proyectos inmobiliarios, así como aquellos que soliciten el recambio de forma voluntaria, o tengan los equipos con fallas”, informó el Ministerio de Energía mediante un comunicado.