(El Mercurio) La ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, había expresado su convicción de que durante marzo su cartera lograría la aprobación del Plan de Descontaminación Atmosférica de Concón, Quintero y Puchuncaví. Ayer, justo en el límite del plazo comprometido por el Gobierno, la Contraloría General de la República dio su toma de razón al instrumento que fija metas de reducción de gases contaminantes en esas tres comunas de la Región de Valparaíso.

“Esto marca un hito muy importante para sus habitantes, que llevaban muchos años esperando”, dijo ayer el subsecretario de esa cartera, Felipe Riesco, quien señaló que se cumple así el compromiso presidencial de dar “una solución definitiva a los problemas que los han afectado desde hace décadas”.

[VEA TAMBIÉN: Instituto Noruego descarta concentraciones riesgosas de hidrocarburos en el aire de la bahía de Quintero]

El plan busca mejorar la atmósfera en la zona, que entre agosto y octubre constató las intoxicaciones de 1.359 personas. Su objetivo es que en cinco años salga de su condición de zona saturada por material particulado fino (MP2.5) en concentración anual, y de su condición de latencia para la concentración diaria de MP2.5 y material particulado grueso (MP10), calificaciones que rigen desde 2015. Para ello, fija medidas de control de emisiones tanto al MP como a sus gases precursores (dióxido de azufre y óxido de nitrógeno) .

Según avances obtenidos por Transparencia, la ONG Dunas de Ritoque opinó que el plan no sufrió mayores cambios respecto del anteproyecto de octubre. Salvo que “permite a Codelco Ventanas emitir 42 toneladas más. Esto por un supuesto error ‘involuntario’ de la empresa al no incluir los gases fugitivos de su planta en su declaración inicial”, dijo el dirigente Andrés León.